Niño crea pinturas de retratos de animales personalizadas a cambio de comida para un refugio

Cuando un niño aprende a amar a los animales está aprendiendo el don de la compasión y desarrollando las habilidades emocionales necesarias para empatizar con otros seres vivos.

Prácticamente lo primero que aprenden desde antes incluso de saber hablar es sobre animales: cómo son, qué sonidos hacen, muestran interés por los insectos y plantas, y casi siempre pedirán tener una mascota.

Un niño vende sus pinturas de retratos de animales para conseguir recursos para un refugio

niño

Somos los adultos quienes debemos aprovechar esa circunstancia para promover en los niños el respeto y el amor por la naturaleza. Somos lo adultos quienes debemos apoyar sus sueños y alentarlos a conquistar que eso que los hace tan feliz.

Decidió usar sus dones artísticos para ayudar a quienes más lo necesitan.

Afortunadamente, muchos niños consiguen hacer realidad sus sueños gracias al apoyo de sus padres. Esta es la historia de un niño que con tan solo 9 años ha mostrado gran admiración y respeto por los peluditos más vulnerables.

Su mayor deseo es inspirar a más personas a ayudar a los animalitos de los refugios.

Pavel Abramov es un niño con un gran talento artístico, así que se le ocurrió la brillante idea de combinar su amor por el arte y los animalitos callejeros canjeando sus pinturas de retratos de mascotas por suministros para el refugio local de su comunidad.

Ha retratado muchos peluditos, todas estas historias de rescate lo motivan a seguir adelante.

El niño es de una pequeña ciudad de Arzamas en Nizhny Novgorod, Rusia, afortunadamente, ha contado con el apoyo de su madre y gracias a su iniciativa muchos peluditos pueden disfrutar de una alimentación sana y balanceada.

El niño y su madre Ekaterina Bolshakova comenzaron el proyecto hace casi un año, lo llamaron “Pincel amable”.

Todas las pinturas las realiza guiándose por una fotografía y a pincel.

Este proyecto surgió luego que Pavel perdiera a su amada mascota, Barsik, en medio de su dolor se hizo consciente de todo el sufrimiento que padecían los animalitos callejeros de su ciudad por lo que estaba decidido en ayudarlos.

Quería hacer un cambio en sus vidas, intentar cambiarles su mundo a través de un pequeño gesto y definitivamente lo logró.

Este niño es el voluntario más joven del refugio de Arzamas.

Este adorable niño pinta los retratos basándose en las fotos de las mascotas, para él es importante crear un vínculo emocional así sea desde la distancia, siempre le pregunta a los padres cómo llegaron los peluditos a sus vidas.

Si bien cada historia es una realidad diferente todos han sido rescatados de las calles, lo que hace que el niño termine muy conmovido y vea estas historias como la mejor recompensa por sus esfuerzos.

Actualmente el niño ayuda a cuidar a más de 100 perros que se encuentran en el refugio local.

Las pinturas de Pavel son hermosas, los dueños siempre terminan contentos al tener un cuadro de sus mascotas en casa, a cambio proporcionan avena, carne, comida enlatada, leche, e incluso medicamentos para todos los animalitos del refugio local.

El retrato de este gatito se cambió por 5 kg de trigo sarraceno, 10 latas de comida para perro y medicamentos para la piel.

Por lo general, este talentoso niño conoce al protagonista de sus pinturas cuando ya está terminada. Con su proyecto no solo está honrando la memoria de Barsik sino está siendo el mejor instrumento de luz y amor para muchos animalitos vulnerables.

La propietaria de este peludito le entregó comida enlatada para perros, 2.5 kg de comida seca, una correa y un juguete.

Poco a poco su idea se ha ido expandiendo, no solo pinta a peluditos de la ciudad de Arzamas, muchos amantes de los peluditos de diferentes partes de Rusia lo han contacto para que le hagan retratos de sus mascotas. Incluso ha realizado obras de arte para personas en el extranjero como España y Alemania.

El retrato de este adorable minino lo cambiaron por 10 kg de ternera.

No dudamos que en el futuro personas de todo el mundo quieran que retraten sus mascotas y sean parte de hermosa causa. La madre del niño, Ekaterina, comentó al respecto:

“Nuestra familia está orgullosa de su maravilloso proyecto. Sus días están programados en minutos, quiere hacer absolutamente todo, simplemente no hay suficiente tiempo”.

Este pequeño niño es un gran héroe que se ha ganado la admiración y respeto de todos lo que amamos los animales. ¡Gracias por tanto! Recordemos que los niños que son educados para preocuparse por los animales y tratarlos con respeto están aprendiendo los fundamentos básicos de la interacción social: el amor y la compasión por todos los seres vivos.

Un niño que comprende que los animalitos tienen sentimientos se convierte en un adulto bondadoso y considerado.