Oficial abriga con su propia chaqueta a una perrita herida tendida en la nieve suplicando ayuda

Sin importar el nivel de heridas que un perrito pueda tener hay algo que seguro necesitará: amor. El número de peludos que sufren accidentes de auto es cada vez mayor y no siempre cuentan con alguien que les brinde la atención y el apoyo que tanto merecen. Un oficial ha logrado dar una valiosa lección sobre lo mucho que puede significar un gesto tan simple como brindar abrigo a un perrito.

Todo sucedió en el Parque de Chautauqua en Nueva York.

El oficial Chris Howlett se encontraba en su jornada de trabajo cuando se encontró a una perrita gravemente herida. Acababa de recibir el fuerte impacto de un automóvil y no podía hacer más que esperar en medio de la nieve a que alguien se apiadara de ella. Aunque el oficial no era veterinario ni rescatista, sabía muy bien que con tan sólo mostrarle un poco de cariño podría ayudarla a sentirse mejor.

“Esto es un ejemplo de la compasión que nuestros oficiales muestran cada vez que se dedican a cumplir con su deber”.

Se acercó hasta ella y la cubrió con su chaqueta. Acarició dulcemente su cabeza y con tan sólo ese lindo gesto la dulce perrita parece sentirse mucho mejor. Todo parecía indicar que no era de la calle, así que el oficial decidió quedarse junto a ella hasta que llegara su familia. Se trató de un momento muy doloroso para esta pobre perrita pero no tuvo que esperar sola.

“Muchas a gracias a los oficiales que hacen de este mundo un lugar más seguro”.

Afortunadamente, los dueños aparecieron y la llevaron al veterinario. La perrita se llama Rogue y todavía se encuentra recuperándose del terrible accidente. Sufrió múltiples heridas pero ninguna ha resultado demasiado grave. Necesitará de algún tiempo para volver a jugar como antes y lo mejor de todo es que el oficial que tanto la ayudó la visita para seguir brindándole su amor.

“Está recibiendo atención veterinaria. Sigue mejorando y en pocos días podrá volver a su casa”.

Dar cobijo y apoyo a un perrito herido no se encuentra entre los principales deberes de este oficial. Sin embargo, él supo ir mucho más allá y ayudó a esta perrita en un momento en el que se encontraba aterrada y necesitaba recibir cariño. Esto es un verdadero ejemplo de lo que significa dar nuestro granito de arena para hacer de este mundo un lugar mejor.

¿Qué opinas del gesto de este policía? Comparte esta nota para celebrar su enorme corazón.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!