Oficiales adoptan un perrito tras encontrarlo atado y sufriendo en la calle, no pudieron dejarlo

La coyuntura sanitaria que se vive a causa del COVID-19 ha dejado innumerables pérdidas humanas y económicas, pero nada de esto puede justificar el abandono de una criatura a su suerte, sabiendo que uno de los destinos probables puede llegar a ser la propia muerte.

Esto lo padeció Pandemia, un perrito rescatado que llegó a la municipalidad de Providencia en Chile después de sufrir por el rechazo de sus dueños.

Este amiguito guarda una historia más de negligencia y abandono.

El perrito fue encontrado en una concurrida calle de Santiago de Chile, después de que alguien decidiera dejarlo amarrado en un poste sin ningún alimento cerca ni la más mínima posibilidad de liberarse por su cuenta.

Pandemia, como curiosamente decidieron llamarlo, pasó infinitas calamidades en las calles hasta el punto de que se notaran sus costillas en la piel.

Era un costal de huesos cuando lo rescataron y aún intentan recuperar su peso.

El perrito estaba en notorio estado de desnutrición pero fue a dar hasta generosas manos que con gran cariño le dieron la bienvenida a la Institución.

“Pandemia es la nueva mascota de nuestro equipo de Seguridad Providencia, el cual fue rescatado del abandono y maltrato. ¡Bienvenido!”, escribió en Instagram la Municipalidad de Providencia.

Ahora el perrito con manchas tiene un hogar, comida y trabajo.

La acogida de Pandemia dentro del equipo fue bien vista por los ciudadanos que quedaron conmovidos con la historia del perrito después de que la misma municipalidad la compartiera en las redes sociales.

“Fue encontrado amarrado, maltratado y desnutrido. Nuestro equipo de Seguridad y Protección Animal fue a su rescate. Después de ser castrado volvería a la calle, pero para su suerte nuestro equipo de patrulleros decidió adoptarlo”, escribieron.

En esta carita de chico malo sólo hay amor para dar.

Este amiguito cuenta con su uniforme del equipo de Seguridad, pero además ropita extra para mantenerlo bien protegido en esta temporada de invierno chileno. Sus compañeros de trabajo están más que atentos a su cuidado y decidieron hacer colectas entre todos para que nunca le falte alimento.

Ahora Pandemia podrá dejar atrás su pasado pues hay muchas personas preocupadas por él a su alrededor.

«Entre todos le compran comida, le compraron un collar y una placa. Hasta tiene su uniforme y sale a patrullar por la comuna. Es muy juguetón, cariñoso y dormilón; anima las jornadas de nuestros patrulleros y saca sonrisas en medio de la pandemia. Hoy es un miembro más de nuestro equipo», afirmó la alcaldía en un vídeo publicado.

Nos alegra saber que hay personas decididas a hacer el bien y cambiarle la vida a los menos afortunados. Aunque su final parecía ser trágico, una denuncia oportuna sirvió para que el peludito tuviese una segunda oportunidad y ahora podrá dejar atrás su pasado.

Estos servidores públicos son un gran ejemplo pues no fueron indolentes ante el sufrimiento de este perrito. Comparte esta historia y ayúdanos a despertar consciencia en otras personas ¡Todos merecen un lugar mejor!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!