«Oí un ‘miau’ que provenía dentro de la lavadora y mi corazón se detuvo»

No es un secreto que los gatitos no son grandes fanáticos de los baños. Desde que son muy pequeños adoran acicalarse pero una vez que llegar la hora de que los humanos los bañen, comienzan las maniobras de escape. Por desgracia, un gatito tuvo que pasar por la peor experiencia posible al terminar accidentalmente en la lavadora cuando su dueña se disponía a lavar algunos tapetes.

El gatito vive en la cuidad de Nueva York.

De no haberse dado cuenta a tiempo, el peludito podría haber sufrido la peor de las suertes. Janae Blackman estaba concentrada en realizar un par de labores del hogar en el área de lavado. Metió un par de alfombras, algo de jabón y jamás imaginó que en esa carga su travieso gatito se las ingeniaría para meterse dentro de la lavadora.

“Quiero recomendar a los dueños de gatos que siempre revisen sus neveras y sus lavadoras antes de cerrarlas”, dijo Janae.

Optimus Jack siempre ha sido un pequeño muy juguetón que se las ingenia para tener las aventuras más impensadas. Sin embargo, mientras se disponía a dejar la máquina de lavado funcionando; Janae no vio a su mascota por ningún lado. Nunca pensó que algo tan peligroso podría suceder.

“Nunca sabes dónde se puede meter tu mascota. Tuve mucha suerte, pero todo puede cambiar en cuestión de segundos”, dijo Janae.

El ciclo de lavado comenzó y Janae escuchó un fuerte golpe dentro de la máquina. Al principio no le dio mucha importancia pero unos segundos escuchó un claro y desesperado maullido que parecía venir directo de la lavadora.

“Oí un ‘miau’ que provenía dentro de la lavadora y mi corazón se detuvo”, dijo Janae.

Regresó de inmediato al área de lavado para averiguar qué estaba sucediendo. Una vez que abrió la máquina comprobó muy alarmada que Optimus Jack estaba allí completamente mojado y asustado.

“Cuando lo saqué no pude hacer más que llorar de alivio. Estaba muy nerviosa pero cuando comprobé que estaba bien no pude hacer más que reírme un poco. Todo pudo haber salido mucho peor”, dijo Janae.

Janae lo tomó con mucho cuidado y realizó una revisión profunda para asegurarse de que el gatito no estuviese herido. Afortunadamente, Optimus Jack se encontraba completamente sano y quizás mucho más limpio de lo esperado. Janae tomó una foto poco después del accidente y allí se puede ver al aterrado gatito  descansando después de su no tan divertida aventura.

 “Todo salió bien pero me siento horrible conmigo misma por haber permitido que sucediese algo así. Nunca lo escuché ni lo vi. No sabía que estaba adentro cuando cerré la lavadora”, se lamentó Janae.

Es un enorme alivio saber que este gatito no resultó herido después de un accidente tan peligroso. Estos peluditos siempre se las ingenian para meterse en los lugares más inesperados pero seguramente Optimus Jack lo pensará dos veces antes de volver a acercarse a la lavadora.

Comparte esta nota para para alertar a tantos dueños de mascotas como sea posible. La experiencia de este gatito podría ayudar a salvar vidas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!