Osa hormiguera que logró sobrevivir a un incendio muere de la peor forma por la maldad humana

Es tan triste, lamentable y deplorable que existan personas que sean capaces de actuar en contra de los animales indefensos, es que pareciera que el único sentimiento que tienen es la maldad.

¿Cómo es posible qué una pobre osa hormiguera haya recibido golpes tan fuertes que le dañaron sus órganos internos ocasionándole la muerte?

Se trata de Valentina, una osa hormiguera que sobrevivió a un brutal incendio en la Chiquitania, en Bolivia, que arraso más de 3,9 millones de hectáreas.

Tras perder su hogar y sufrir severas quemaduras este pobre animal quedó en coma, pero milagrosamente logró recuperarse.

Sin embargo, una semana antes de ser liberada Valentina apareció sin vida en Play Land Park, no logró resistir los fuertes golpes a los que fue sometida y que le causaron una hemorragia interna.

Un informe de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm) confirmó su muerte por un shock hipovolémico.

«Los golpes dañaron los órganos internos de la osa, quien presentó hematomas subcutáneos compatibles con causa traumática. Hemorragia aguda con ruptura de vasos mesentéricos. Muerte por shock hipovolémico”, reza el documento.

Desafortunadamente, Valentina no murió de forma inmediata, este pobre animal agonizó durante varias horas.

“Los golpes hicieron que sus vasos sanguíneos se reventaran, por lo que se presume que los impactos fueron bastante fuertes porque la piel de una osa hormiguera es cinco veces más gruesa que las de un cochinito o un perro”, explicó la activista Romina Landívar.

La triste muerte de Valentina conmovió a todo el país, especialmente de activistas que decidieron unir sus esfuerzos y movilizarse por lo ocurrido para exigir al gobierno que se investigue el caso.

También están pidiendo una justa modificación del Código Penal que sancione los delitos de crueldad a la fauna silvestre.

La Asociación Amor por los Animales (Aplab) entregó una carta dirigida a la presidenta Jeanine Añez.

“Es importante que se pueda agilizar y se apruebe el proyecto de ley que modifica el Código Penal en relación con los delitos ambientales”, expresó Ana Serrano, presidenta de Aplab.

Exigen que el alcance de la normativa vaya más allá de los animales domésticos y castigar a quienes atenten en contra de cualquier animal, que, aunque pertenezcan a la vida silvestre también son vulnerables a estas personas sin escrúpulos.

“No se protege a todos los animales, sólo a una parte que son los domésticos. Cuando se trata de maltrato a un mono, un oso hormiguero, no hay una herramienta tan firme que realmente sancione al biocida con un castigo fuerte como la cárcel. Estamos hablando de especies que son vulnerables a la extinción”, agregó indignada Ana.

Esta es una historia muy triste, no sólo muere un animal, sino que deja en evidencia que hay seres que no merecen llamarse humanos. Apoyemos la movilización de los activistas compartiendo esta noticia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!