Cientos de personas se deleitaron con sus «bailes», pero en realidad se revolcaba del dolor

Para Raju, el oso, todos sus días estaban llenos de tristeza pues vivía con una cuerda ensartada en el interior de su nariz, con la que controlaban así cada uno de sus movimientos. Él pobre era forzado a “bailar” por su dueño en las calles de India para ganarse propinas.

El terrorífico mecanismo era usado en cientos de osos en India

Para quienes lo veían mientras pasaban parecía que él estuviera bailando, pero lo cierto era que el pobre oso sólo estaba revolcándose del dolor, mientras que su dueño tiraba de la cuerda hacia atrás y hacia delante como un si fuera su cruel titiritero.

Esta era la vida de Raju que, al igual que una gran cantidad de otros osos perezosos viviendo en las calles de India, tuvo que soportar esta cruel práctica, la cual llevaba siendo popular por al menos 400 años en el país.

Los pobres osos tuvieron que soportar una vida de tortura

Por suerte, la gente se comenzó a revelar contra la negligente práctica y finalmente esta se volvió ilegal para el año 1972. Desde entonces, los grupos que protegen a los animales salvajes se han encargado de rescatar a los osos uno por uno, cortando sus cuerdas y terminando así con su terrible tortura.

Raju estaba a punto de marcar la historia

Sin embargo, Raju no estuvo entre estos grupos de afortunados; al menos no hasta el año 2009, cuando el grupo Wildlife SOS lo encontró y procedió a rescatarlo. Él era el único oso perezoso en peligro que quedaba en la atroz industria, por lo que su libertad se ha convertido en el histórico fin de esta práctica ilegal dentro del país.

En la actualidad, el oso de 16 años, tiene la vida más maravillosa en el refugio Wildlife SOS Bannerghatta Bear Rescue Center, pero de la memoria de sus rescatistas nunca se borrará el terrible maltrato que tuvo que sufrir este sobreviviente.

Su libertad marcó el fin de una cruel era para los osos de India

“Las cicatrices en el desfigurado hocico de Raju y una gran cantidad de dientes faltantes sirven como recordatorio recurrente de la crueldad a la que tuvieron que ser sometidos cientos de osos, todo en el nombre de la, una vez prevalente, práctica de hacer bailar a los osos”, declaró Geeta Seshamani, cofundadora de Wildlife SOS.

“Raju ha demostrado ser un oso con una fuerza emocional extraordinaria, a pesar de todas las adversidades que tuvo que superar en el pasado”, comentó Seshamani.

Este año, el oso está celebrando su noveno año de libertad en el santuario, en donde habita con cientos de otros osos, pasando sus días en busca de bocadillos, escalando árboles y descansando bajo el sol en vez de vivir en sufrimiento.

Raju tiene la vida que siempre mereció, en libertad y armonía

Wildlife SOS

“Con el paso de los años hemos visto a Raju crecer y transformarse en el oso de espíritu inquebrantable que es hoy”, dijo la doctora Arun A. Sha, directora de las operaciones veterinarias en el refugio.

“Esta ha sido una increíble aventura para todos, desde aquel momento en el que creímos que todo estaba perdido hasta este sueño hecho realidad en el que Raju, junto a cientos de otros osos, ha encontrado un hogar y su libertad”, contó la Dr. Sha.

Aunque el camino nunca fue fácil, Raju finalmente logró encontrar algo que nadie creyó posible, una vida en paz y todo gracias a sus rescatistas quienes nunca se dieron por vencidos en su lucha por salvar la vida de cientos de inocentes osos.

¡Te invitamos a compartir esta historia con otras personas para que, al igual que estos valientes rescatistas, nunca se den por vencidos hasta alcanzar la justicia sin importar las adversidades!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!