Pasa más de 40 días llorando por su familia perdida y lo encuentran en un pozo, perdió 14 kilos

Para toda familia que posee un perrito, su mascota se convierte no sólo en parte importante de sus vidas, sino que muchas veces terminan amándolo como a un hijo más.

Es por eso que cuando sus amadas bolas de pelos se pierden, pasan días de total angustia y desolación.

Aunque los motivos pueden ser diferentes, el sentimiento de desesperación e impotencia que les invade es el mismo. Los familiares con la esperanza de encontrarlos inician una intensa búsqueda, haciendo todo lo posible para volver a verlos sanos y salvos.

Lamentablemente, no siempre el resultado es el mejor; otras veces logran reunirse con quien les da tanta alegría después de haber pasado días llenos de infortunios.

El perrito había caído en un antiguo silo, una construcción diseñada para almacenar trigo y otros granos.

Esta es la historia de Milo, un adorable perrito que salió a disfrutar de la nieve pero terminó perdido y muy lejos de su casa.

Como si fuera poco, había caído en un profundo pozo del que era imposible que saliera por sus propios medios. En medio de su desesperación, lo único que les esperaba era suplicar ayuda y que un ángel llegara a salvarlo.

Sus angustiantes ladridos alertaron a los vecinos.

Tras su desaparición, sus dueños compartieron la noticia en las redes sociales, así que al poco tiempo ya era tendencia. Sin embargo, no supieron del perrito sino más de un mes después desde el momento en que se perdió.

Gracias a unos vecinos que lo escucharon ladrar y que avisaron al refugio de animales del condado de Kent, en Estados Unidos, fue posible el reencuentro entre Milo y su familia.

Milo logró sobrevivir después de 43 días aguantando hambre, frío y una angustia indescriptible

días

El personal del refugio se acercó al lugar y encontraron en el fondo del pozo al perrito sollozando y muy asustado.

El pozo era bastante profundo, por lo que se necesitó de todo un equipo y algunas maniobras para poder rescatar a la indefensa bola de pelos.

Ante esta situación, los vecinos decidieron ser parte del operativo y se sumaron para sacar al asustadizo perrito, entre todos ayudaron a los oficiales a enrollar una cuerda al perrito y así sacarlo a la superficie.

Milo había perdido 14 kilos, parecía otro perro cuando lo encontraron

El perrito estaba completamente desnutrido y al borde de la hipotermia, rápidamente lo trasladaron al refugio donde recibió toda la atención que necesitaba.

Un servicio local de búsqueda de animales perdidos encontró una publicación de sus dueños y contactaron con la familia.

Aunque el perrito de la publicación era más corpulento, el perrito rescatado tenía muchas similitudes, solo bastó que la familia llegara al refugio para que el perrito los reconociera de inmediato.

A pesar de tantos días extraviado y que ante los ojos de un extraño podría tratarse de otro perro, no había duda, ése era su amado Milo por el que tanto lloraron.

Su familia nunca perdió la esperanza de volver a verlo.

familia

Hasta la fecha se desconoce cuánto tiempo pasó en el pozo, pero no creen posible que haya estado los 43 días allí, de lo contrario no hubiera logrado sobrevivir.

Después de todo, lo más importante es que lograron salvarlo a tiempo y ahora disfruta con su familia.

Ahora ellos envían un mensaje de advertencia a la comunidad entera sobre la importancia de no perder de vista a las mascotas, son tan indefensos como niños pequeños, y no quieren que nadie más pase por esa angustia que los mantuvo desolados.

Ni qué pensar en todo lo que tuvo que pasar por la mente y el corazón del pobre Milo pensando que no lo lograría.

Esta historia logró un final feliz gracias a personas que no se mostraron indiferentes ante la angustia de un peludito extraviado y el dolor de su familia que no dejó de buscarlo. En nuestras manos está hacer la diferencia, ayuda y transforma una vida.