Pasó 9 años en medio de peleas para perros y consigue su hogar soñado la víspera de Navidad

Jack Sparrow es un hermoso perrito pit bull que pasó años obligado a participar en peleas para perros. A duras penas logró sobrevivir y ahora no hace más que esperar día y noche una familia que esté dispuesto a brindarle una nueva oportunidad. Por desgracia, el tiempo pasa y los voluntarios temen enormemente que este dulce perro no logre conocer nunca lo que es el amor.

Jack pasó al menos nueve años en las peleas de perros.

El duro pasado de este perrito no es un secreto para nadie. Basta darle un vistazo para notar que todo su cuerpo está cubierto de cicatrices y además está casi ciego. Tuvo un severo caso de parásitos en el corazón así que necesita tomar medicación por el resto de su vida.

Lo más impresionante es que a pesar de haber pasado por situaciones tan duras, es un perrito sumamente amoroso y tierno.

“Merece nuestra ayuda. Debe pasar los últimos años de su vida rodeado de amor. No sabe lo que es tener una vida digna”.

Dee Schaefe es una voluntaria de CNY SPCA que se ha encariñado mucho con él y no logra entender cómo alguien con un corazón tan grande ha tardado tanto en conseguir un hogar.

Jack lleva más de 700 días en el refugio. Los perritos de su raza suelen ser sacrificados o dejados atrás sólo por los injustos prejuicios que se han formado sobre ellos. Sin embargo, pueden llegar a convertirse en los miembros más amorosos de la casa.

“Estoy determinada a ayudarlo a conseguir un hogar”.

En varias ocasiones se ha hecho todo tipo de campañas para ayudar a Jack. Muchas personas se acercan a conocerlo pero nadie ha dado el paso final de la adopción.

Varias familias estuvieron a punto de adoptarlo, pero se toparon con el impedimento de que vivían en una zona donde no se permitían perros de esta raza.

Jack fue rescatado en la ciudad de Syracuse en Nueva York.

A pesar de que no pudieron llevarlo consigo, Jack ha conseguido padrinos que cubren sus tratamientos médicos y le compran camas. Sin embargo, esto no es suficiente.

“Sólo necesita amor y alguien que pueda comprenderlo”.

Esperamos que el hermoso Jack Sparrow logre conseguir el hogar que tanto merece. Ningún perro merece pasar cientos de días en un refugio, especialmente si se trata de uno con un pasado tan oscuroso y doloroso como el de este pobre pit bull.

ACTUALIZACIÓN:

Esta mañana el refugio acaba de compartir en sus redes sociales que Jack pasará la Navidad bajo el calor de un hogar. ¡Finalmente fue adoptado!

«Lo echaremos muchísimo de menos, pero nuestras lágrimas son lágrimas de alegría», escribieron.

Comparte esta nota para mostrarle al mundo la maravilla de las segundas oportunidades. Jack finalmente sabrá lo que es el amor verdadero.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!