Pasó meses en una roca mirando al mar sin perder la esperanza de que sus dueños regresaran

El rescate de este perrito en Corea del Sur, probablemente sea una de las historias más sorprendentes y conmovedoras que leas hoy.

El protagonista de esta anécdota se llama Noorung y pasó más de un año albergando una esperanza en su corazón.

Este perro decidió permanecer en una isla de rocas rodeadas por el mar

Noorung era la mascota de una pareja de pescadores que solía ir a una isla rocosa cercana a su comunidad para atrapar cada día a algunos peces.

El perro estaba acostumbrado a acompañar a sus amos a estas excursiones, por lo que no temía al sonido del mar ni al romper de las olas.

Nada lo hacía abandonar este lugar, sin importar las condiciones del clima

Un día, los dueños de Noorung enfermaron. Era una pareja de personas mayores y sabían que no podían permanecer por más tiempo en la isla, por lo que decidieron mudarse a una zona con hospitales cercanos, para recibir la atención médica que requerían.

Desde luego, al lugar a donde iban no podían llevar consigo a Noorung, así que no tuvieron más alternativa que dejar atrás al perrito, por mucho que les rompiera el corazón. Lo que jamás imaginaron es lo que haría la mascota una vez abandonado por sus amos.

A veces otros perros llegaban hasta la isla para agredirlo

Noorung comenzó a ir cada día a la misma isla de rocas donde acompañaba a sus amos a pescar.

Allí empezó a pasar los días y las noches, sin importar si hacía buen clima o si caía una fuerte lluvia. No había forma de lograr que el perro volviera a tierra firme.

En la imagen se puede ver el recorrido del dardo tranquilizante con el que lograron sedar a Noorung

Los vecinos comenzaron a notar la conducta de Noorung y comenzaron a preocuparse por su salud y bienestar.

Algunos trataron de acercarse para ayudarlo, pero el perro de inmediato huía. Lo único que podían hacer por él era ponerle un poco de comida, que él luego volvería para alimentarse.

Toda la historia de Noorung fue recopilada en este video

A veces otros perros de la comunidad cruzaban hasta la isla donde se encontraba Noorung, lo correteaban y agredían, ¡era necesario hacer algo con esa pobre mascota, que además tenía ya más de un año esperando sin éxito el regreso de sus amos!

Cuando los dueños de Noorung fueron contactados para hablarles de la situación, se afligieron mucho. No había forma de que ellos pudieran ayudarlo con su salud tan frágil como estaba. Entonces tuvieron que organizar un plan de rescate.

De vuelta en la casa que habitó junto a sus amos, el sedante surtió efecto

Debido a que Noorung huía apenas alguien se aproximaba, decidieron emplear dardos tranquilizantes para sedar al perrito y hacer posible su traslado a un centro veterinario.

El plan se llevó a cabo y el perro huyó de las rocas, corriendo hasta la casa que había compartido con sus amos. Allí finalmente el sedante rindió efecto.

Noorung fue llevado al veterinario donde se hicieron todas las pruebas y estudios posibles y se determinó que su salud era excelente, a pesar de haber estado meses a la intemperie. Muy pronto, el perro se puso bien y de regreso a casa le esperaba una gran sorpresa.

Un vecino le había preparado una cómoda caseta de perros, muy parecida a la que tenía antes en su antiguo hogar. También estaba dispuesto a alimentarlo muy bien y a darle todo el amor que pudiera necesitar.

Un veterinario se encargó de examinar profundamente a Noorung

La única medida que tuvo que tomar con respecto a Noorung, fue la de colocar una cadena en su cuello, pues era inevitable que el perro tuviera la intención de regresar a la piedra en medio del mar.

No dudamos que una vez este hombre se gane la confianza y el amor de este perrito, él no querrá volver a separarse de su lado.

Ahora está a salvo, al cuidado de un buen hombre que decidió darle todo lo que necesitaba

Esta historia es sorprendente y conmovedora, ¡compártela con otros!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!