Pelícanos que desearon por años tener un bebé se emocionan cuando al fin su huevo eclosiona

Los pelícanos, además de hermosos y majestuosos, también se enamoran. Sin embargo, pocas historias de amor entre estas aves han sido tan cautivadoras como la que se registró en el centro de rescate australiano Twinnies Pelican and Seabird Rescue.

Estos pelícanos ansiaban convertirse en padres

pelícanos

Los pelícanos viven en colonias. Ponen en promedio 1-3 huevos durante el año, trayendo al mundo a hermosos bebés sin pelo que rápidamente se llenan de plumas color gris. La mayoría no suele tener dificultades para reproducirse, pero hay algunas excepciones que rompen el corazón de los pelícanos que quieren vivir la paternidad.

Durante años, en el centro de rescate, el famoso Sr. Percival y su pareja anidaron y cuidaron de sus huevos. Esperaban ansiosamente que alguno de ellos consiguiera eclosionar, para así dar la bienvenida a su primer bebé.

No perdieron las esperanzas de tener un bebé

Transcurrieron 6 largos años y el Sr. Percival no se convertía en padre. No obstante, ni siquiera la larga espera hizo que la hermosa pareja se distanciara, por el contrario, su amor creció y se fortaleció con cada huevo que no eclosionaba.

El señor Percival ya llevaba 18 años viviendo en la presa del centro de rescate, durante todo ese tiempo hizo grandes amigos, pero no podía evitar ponerse triste cuando veía que sus compañeros sí tenían bebés y él no.

Todo cambió cuando sus cuidadores decidieron entrar en acción para poner una sonrisa en la cara triste de su querido pelícano. Cambiaron uno de sus huevos con la esperanza de que ese sí eclosionara.

“El Sr. Percival nunca ha dejado de intentar tener un pollito pelícano. Sentimos tanta pena por él porque está muy triste cuando ha visto a los demás a su alrededor ver crías de pelícanos. Así que hicimos algo increíble por él porque queríamos hacerlo realmente feliz esta vez”, comunicó el centro de rescate.

Como siempre, el señor Percival y su pareja se colocaron encima de su huevo, abrigando con su cuerpo al indefenso ser que esperaban cuidar juntos. Fue entonces que el milagro que tanto pidieron se dio.

Finalmente, el huevo de esta familia eclosionó, llenando de orgullo a los felices padres que se enamoraron al instante de su indefenso polluelo.

Era su bebé adoptivo, pero se convirtió en su mundo entero.

La pareja no podía evitar reflejar en sus ojos húmedos y brillantes la emoción que sentían al contemplar ante sí a esa hermosa creatura. Estaban impactados, pero deseosos de disfrutar al máximo cada instante junto a su bebé.

El emotivo momento causó una gran alegría entre los cuidadores de los pelícanos, quienes tampoco pudieron contener su llanto de alegría ante la enorme felicidad de sus mimados residentes.

¡Ya son padres!

“El Sr. Percival estaba orgulloso. Nos hizo llorar. Como se puede ver, él y su pareja están enamorados de su polluelo pelícano recién nacido”, señaló el centro.

Tras la larga espera, el señor Percival se ha convertido en el mejor padre en el centro de rescate. Siempre está atento a las necesidades de su polluelo, dispuesto a protegerlo y abrigarlo en todo momento y comparte su responsabilidad de forma equitativa con su amada pareja.

Ama cuidar a su bebé

Sin duda, la paternidad es el mejor regalo que pudo desear este pelícano que fue rescatado de los cientos de anzuelos y redes que existen en Chambers Island, en Maroochydore, Queensland. En su triste pasado perdió una de sus alas antes de ser auxiliado, pero esa amarga experiencia ha quedado atrás.

Este cariñoso pelícano por fin puede vivir en plenitud. Ahora la vida únicamente le tiene deparados cientos de momentos felices al lado de su compañera y de su lindo hijo que continúa creciendo sano, fuerte y hermoso.

¡Enhorabuena por este señor pelícano que ha demostrado que los animales también pueden ser padres ejemplares!