Pensaron que este perrito esperaba a su dueño afuera del hospital hasta que se reveló la verdad

Hace un par de semanas, los amantes de los animales quedaron conmovidos con el caso de un perrito que esperaba día y noche en la entrada de un hospital. El peludo parecía decidido a no moverse de allí y con el paso del tiempo la gente comenzó a preocuparse por él. Necesitaba un techo para dormir y un poco de comida pero él permanecía tranquilo mirando la puerta del hospital.

El perrito vive en la ciudad de Lima, en Perú.

Era tan lindo que no tardaron en encariñarse con él y decidieron llamarlo Firuco. Cuando su historia se dio a conocer en las redes, comenzaron a surgir todo tipo de teorías sobre la razón por la que el perrito permanecía allí. Muchos pensaron que el peludo estaba esperando a su dueño.

Un voluntario le regaló al perrito una chaqueta para protegerlo de la lluvia.

Después de todo, muchos pacientes habían ingresado últimamente por presentar síntomas graves de Covid-19. Los días pasaban y el perrito seguía esperando, así que una joven decidió tomar cartas en el asunto. Meli Valderrama le construyó una casita para protegerlo de la lluvia y el frío. Unas horas después, cuando comprobó que ya se había ganado su confianza, lo llevó al veterinario.

El perrito estaba en el Hospital Nacional Guillermo Almenara en La Victoria.

El dulce perrito se portó de maravilla y los médicos comprobaron con alivio que Firuco se encontraba en perfecto estado de salud. Estaba claro que no era un perrito de la calle porque se encontraba muy bien cuidado. Meli recorrió todas las habitaciones del hospital para preguntar a los pacientes si alguno era el dueño. La respuesta fue la misma: nadie lo conocía.

El perrito tiene poco más de dos años de edad.

Sin embargo, Meli no estaba dispuesta a rendirse. A pesar de su apretada agenda trabajando en el hospital, la joven siguió haciéndose cargo de los cuidados de Firuco. Pidió ayuda en las redes para hacer su historia completamente viral. De esta manera, tarde o temprano lograrían dar con los dueños.

En total el perrito espero durante tres días en la entrada del hospital.

En efecto, el enorme misterio fue resuelto y se trató de un final que nadie había imaginado: Firuco era un K9 que forma parte del equipo de la Policía Nacional de Perú. Al parecer, el perrito se había perdido después de seguir a una patrulla camino al hospital. Gracias al incansable trabajo de Meli, logró permanecer sano y salvo durante todo este tiempo.

“Volvió con sus verdaderos dueños: Los policías. Seguro lo cuidarán y le darán mucho amor”, celebró Meli.

Gracias 💜🤗🐶!

Publicada por Meli Valderrama en Martes, 7 de julio de 2020

Su nombre verdadero era Lucky y no hay dudas de que el peludito tuvo mucha suerte al encontrarse con personas tan amorosas que lo protegieron durante más de una semana. Cuando volvió con sus compañeros oficiales, no cabía en sí de alegría.

Nunca dudes en ofrecer socorro a un perrito extraviado. Ellos son la familia de alguien más y necesitan ayuda para volver sanos a casa. ¡Comparte!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!