Perrita de 20 años todavía se acurruca con su banana de juguete

Una perrita anciana de 20 años todavía adora estar acostada con su banana de juguete como si fuera un bebé. Ese peluche es mucho más que un juguete, es su fiel compañero. Se refugia en él para sentirse seguro.

Seguramente en más de una ocasión te has cuestionado si vale la pena desprenderse de algún regalo que recibiste hace muchos años. Es posible que incluso aún guardes algún detalle de alguna persona especial.

Resulta que las personas no son los únicos seres con habilidad de crear un vínculo de dependencia con los objetos, nuestras adorables mascotas también lo hacen y actúan de manera mucho más protectora con sus juguetes favoritos.

Eso demuestra la semejanza que tenemos con nuestros amigos peludos, quienes tienen un corazón noble como el de los niños. Los perros saben cautivarnos con su inocencia y dulzura.

Tessa actualmente tiene 20 años de edad.

perrita

Si aún lo dudas te presentamos a Tessa, una hermosa perrita mezcla terrier que ya está en su edad adulta.

Desde que era una cachorrita siempre ha sido muy protectora con sus seres más queridos, le encanta ser el centro de atención y recibir cariño de extra de su madre Shanna Loren.

Siempre le ofrece a su familia su amor y protección de manera desmedida, los quiere con todo su corazón y está agradecida de que hagan sus días felices.

Sin embargo, la perrita no solo exige atención para ella, sino también para su juguete favorito, una banana amarilla de peluche que tiene desde hace muchos años.

Loren le regaló la banana a la perrita hace cinco años.

Desde entonces, el perrito no suelta al peluche por nada en el mundo, lo lleva a todas partes, no importa en qué lugar de la casa esté o qué lugar vayan a visitar, Tessa siempre tomará su peluche y lo llevará entre su boca. Su madre comenta que desde el primer momento supo que le encantaría por las características del juguete:

«Lo encontré en una tienda de mascotas, pero sabía que era del tamaño de los juguetes que le gustan. Ella inmediatamente tomó la banana en el momento en que se la di”.

Para Tessa el peluche de banana es su más valiosa adquisición, cada vez que alguien llega de visita ella sale corriendo y muestra con orgullo su hermoso juguete.

Solo quiere que las personas reconozcan su juguete y la halaguen mientras juega, está atenta a la reacción de los demás cuando les enseña su preciado tesoro. Y se siente complacido cuando se muestran cariñosos con su amigo de peluche.

Tessa es una perrita mayor, pero ni los años ni la pérdida de audición serán un obstáculo para que conserve su preciado juguete. Loren comenta al respecto:

«Les pedimos a los invitados que le digan que vieron su banana para que ella pueda recostarse. Es gracioso ahora que está sorda que nuestros amigos le gritan: “¡ME GUSTA TU BANANA, TESSA!´”

perro

Aunque el resto del mundo ve solo un juguete de tela, para Tessa es una pequeña parte de su vida, es uno de sus objetos más preciados y que seguro la acompañará hasta su último suspiro.

Esta adorable perrita nos demuestra que nunca se es demasiado viejo para tener dulces sueños abrazando tu peluche favorito.

Tenemos que aprender de los perros a apreciar las pequeñas cosas de la vida siendo agradecidos. Tessa vive a plenitud cada minuto y a pesar de los años mantiene su espíritu siempre joven y alegre.

En cada rincón del mundo todos quedaron enamorados al conocer a esta adorable perrita que no deja de un minuto a su juguete, que más que un peluche, es su fiel amigo.

Más noticias sobre: