Perrita adoptada enloquece cuando descubre que hay una piscina en el patio trasero

Para una perrita rescatada no hay nada más satisfactorio que ser parte de un nueva familia amorosa que se encargue de darle todos los cuidados que se merece.

Si bien, son muchos los peludos rescatados que aún pasan sus días esperando conquistar el corazón de un posible adoptante, otros, tienen la gran suerte de ser adoptados y formar parte de un nuevo hogar. Aunque los cambios implican nuevos retos, nuevas cosas por descubrir y aprender casi siempre son para mejor.

Perrita enloquece al descubrir que en su nuevo hogar hay una piscina.

perrita

Esta es la historia de Christy, una perrita que pasó mucho tiempo deseando ser parte de una familia y hoy día es feliz disfrutando de todas las comodidades al lado de su persona favorita.

Sabemos que los perros son seres increíblemente sensibles y emocionales, así que cuando están frente algo que les genere felicidad, harán todo lo posible por demostrarlo. Sobre todo, con adorables saltos y tiernos movimientos de cola que terminan por derretir de amor a todos los amantes de los perritos.

Christy es un hermosa Westie que está feliz en su nuevo hogar en Florida. Su padre decidió mudarse a un nuevo estado, si bien, las mudanzas pueden ser un poco estresantes, al final, vale la pena y puede verse como toda una aventura si tendrás una gran recompensa. Al menos así lo fue para esta adorable bola de pelos.

Al principio, su padre temía porque no sabía si su fiel compañera se adaptaría al nuevo hogar, si los vecinos serían amable con ella, o si había un parque para perros cerca que pudieran visitar y ella correr libremente lejos del espacio que la nueva casa les ofrecía.

Pero sus temores se disiparon al ver la reacción de su perrita cuando descubrió que en el patio trasero había una piscina que por supuesto, ella quería explorar.

Una vez que Christy mira por las puertas traseras pierde el control, su emoción es tanta, que en ocasiones emitía suaves ladridos mientras se paraba sobre dos patitas sujetándose sobre las puertas de vidrio.

Su colita no paraba de moverse, sin duda, la mejor señal que indicaba los feliz que estaba y lo emocionaba que la ponía salir a descubrir el nuevo patio, que es por mucho, su nuevo lugar favorito.

Su padre se acerca y tras decirle algunas palabras le abre las puertas, la perrita sin dudarlo, sale corriendo y se sumerge a la piscina. Un salto que termina por refrescarla y por supuesto, evidencia la gran victoria de la perrita quien nada libremente en la piscina.

Desconocemos si esta es la primera vez que la dulce Christy se da un chapuzón en una piscina, pero recordemos que en su nuevo hogar, todo es nuevo para ella, el ambiente, las personas, todo.

Nos encanta saber que su padre humano ha sido tan receptivo y le ha permitido disfrutar de esta nueva aventura. Si te preguntas cuál sería un buen plan para pasar un día diferente con tu fiel compañero ten en cuenta que un día de piscina puede ser el mejor plan.

Una opción ideal para para que se diviertan y refresquen juntos, para que tu perrito disfrute de un buen chapuzón, haga ejercicio, juegue en el agua y por supuesto, refuercen ese lazo único y especial que tienen un dueño de mascota con su perrito.

¿Qué puede ser mejor que ver a tu perrito desbordando felicidad y realizando una actividad tan saludable y gratificante como estar en la piscina con tu perrito? Recuerda nunca dejar a tu perrito solo y mantenerte siempre alerta a sus movimientos.

Nos encanta saber que esta hermosa perrita es tan feliz en su nuevo hogar. Ojalá más perritos puedan disfrutar de la misma dicha, porque no hay nada más genial que compartir momentos de alegría con tu mascota.