Una perrita apareció de la nada en su puerta y él decidió darle el mejor día de su vida

Un hombre sabio dijo alguna vez que los eventos más especiales normalmente son los más inesperados, y esto no podía ser más cierto en la historia de Brooks Rabren y la mascota que decidió aparecerse repentinamente en su vida.

Todo comenzó un día normal para el joven Brooks de la ciudad de Birmingham del estado de Alabama. Mientras estaba disfrutando su mañana, notó que llegó un visitante que no estaba esperando, y en lugar de apartarse, fue a darle la bienvenida.

Ella se apareció en la puerta de un extraño

Era una perrita que parecía perdida; tenía collar, pero la placa no poseía información de contacto o siquiera su nombre, y pudo notar que la mascota estaba bien cuidada así que seguro solo había perdido su rumbo en algún momento.

El joven no sabía qué hacer para ayudarla

Después de tomarle un par de fotos, subió estas a las redes sociales por si acaso algún vecino sabía a quien le pertenecía esta perrita, a la cual decidió llamar Susan, por ahora. Considerando que tenían todo un día por delante, Brooks tomó la decisión de darle un día divertido a Susan para que se distrajeran mientras esperaban que sus dueños aparecieran.

Se le ocurrió la idea de darle el mejor día de su vida

Pero primero lo primero, antes de salir le dio un gran almuerzo para que tuviera la energía necesaria para todo lo que harían, y después de comer y descansar, empezó su día de diversión juntos.

Primero la llevó de paseo a un lago donde no pudo resistir darse un chapuzón

Para impresión de todos, la perrita no perdió ni un segundo en tirarse a nadar donde compartieron un rato largo entre jugar y nadar, y al comenzar a caer la tarde decidieron regresar a casa para que Brooks pudiera trabajar en sus tareas.

Después descansó en el bote junto a Brooks

En este momento Susan tomó esta oportunidad para tomar una siesta, pues mucho jugar la cansó y debía recargar energías. Ya terminadas las tareas y la siesta, nuestro joven amigo tuvo la idea de llevar a la pequeña a dar un paseo en bote y mostrarle los alrededores.

Brooks ya se estaba encariñando con Susan pero su tiempo juntos no podía durar para siempre

No obstante, todo día divertido debe acabar, razón por la que Brooks fue contactado por los dueños de Susan que en realidad se llamaba Lola, y vinieron a buscarla al poco tiempo, felices de saber que estaba bien. Sin embargo, aunque esto parecía el final de esta historia, no fue así.

Pasados unos 10 minutos Lola había regresado. Parece que se había divertido tanto que no quería que el día acabara, y el joven tomó la oportunidad para jugar un poco más con la perrita y escuchar música juntos hasta que sus dueños regresaron por ella nuevamente.

Todos quedaron sorprendidos con la atención que la perrita había recibido

BRabrenGolf

Ahora sí parecía que Lola había quedado satisfecha con las actividades y se quedó en casa, y el joven Brooks estaba más que feliz de poder haber pasado un divertido día con su nueva inesperada amiga.

¡Te invitamos a compartir esta asombrosa historia en tus redes para mostrarles que los buenos amigos pueden llegar a aparecer en los momentos menos esperados!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!