Perrita ciega es rescatada de un vertedero de basura y ganarse su confianza parecía imposible

Takis es un rescatista de perros que se ha hecho muy popular en todo el mundo por los videos que ha compartido con la enorme comunidad de YouTube. Los que siguen su trabajo saben que es incapaz de dejar a un perro atrás.

Esta vez la afortunada fue una perrita muy especial. Ella estaba completamente ciega, por eso vagaba a la deriva en un vertedero de basura de Grecia. La falta de visión la había convertido en una mascota sumamente agresiva.

Fue complicado sacar a la perrita del vertedero de basura en el que había deambulado por meses

El nerviosismo de la perrita, que se transformaba en agresividad, hizo que su rescate se convirtiera en una labor realmente difícil. Sin embargo, Takis no es de los que se echan para atrás fácilmente, así que puso todo su empeño en ayudarla.

El rescatista improvisó un bozal con el cual pudo cerrar su hocico, puesto que la perrita intentó morderlo en varias oportunidades. Gracias a esta técnica pudo capturarla y llevarla consigo a un refugio, donde supo que su vida cambiaría.

Takis improvisó un bozal que le permitió acercarse a ella y llevársela a un lugar seguro

Sin embargo, la labor de Takis en el rescate de Alex (nombre con el cual bautizó a una perrita) estaba lejos de concluir. No bastaba con poner a la mascota en un lugar limpio y seguro, había que rehabilitarla para garantizar que pudiera vivir feliz.

Takis intentó averiguar si había algo que pudiesen hacer con respecto a su ceguera, pero sus pesquisas fueron en vano. No había operación alguna que pudiera hacer a Alex recuperar la vista.

Alex era depresiva, sumamente agresiva y no se relacionaba con nadie. Mira su evolución en este conmovedor video

Consciente de que ella tendría que aprender a vivir con su condición, Takis comenzó a trabajar en ganar su confianza.

Alex estaba deprimida y sumamente aterrada. Pasó días sin ingerir alimento y por un momento creyeron que no progresaría.

Sus ojos estaban severamente afectados

Takis la alimentó cada día e intentó acercarse más y más. Al principio fue complicado y requirió de mucha paciencia, pero por fin ocurrió. Fue una tarea que le tomó semanas enteras.

Alex había aceptado el afecto de Takis y él se convirtió en una persona especial para ella, pero ningún otro voluntario gozaba de esta simpatía. Ella solo aceptaba a su salvador, ya que reaccionaba muy mal a la presencia de cualquier otro.

Cuando el ánimo de Alex mejoró, llegó el momento de permitirle socializar con otros perros y su vida comenzó a ser cada vez un poco más normal.

Ella no podía ser adoptada debido a que no toleraba a las personas, su ceguera no tenía cura y era propensa a la depresión, ¿cómo ayudarla?

Con mucha paciencia, Takis logró que Alex comiera de su mano

Takis pensó que podía ser una buena alternativa permitir a Alexis tener su propia familia, así que la perra no tardó en tener toda una camada de cachorros para hacerle compañía.

Su faceta como madre le permitió ser feliz, relacionarse de un modo positivo con sus semejantes y alcanzar, finalmente, la normalidad que Takis tanto había deseado para esta pequeña luchadora.

Tener una familia permitió a esta perrita alcanzar la felicidad deseada

¿Te sorprende el rescate y la rehabilitación de esta perrita? Entonces no dudes en compartir su historia con tus amigos a través de tus redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!