Perrita que sólo probó el duro suelo tras 8 años encadenada hoy tiene todas las camas que quiere

La vida de la pobre Lola antes de conocer el lado bueno de la humanidad podía resumirse en una sola palabra: miserable.

Pasó encadenada durante largos 8 años dentro de un oscuro y lúgubre garaje, donde permaneció tendida en un frío y duro suelo de concreto. 

Jamás fue llevada a un veterinario y nunca fue soltada de la cadena que la oprimía.

Hasta que una mujer se dio cuenta de la existencia de la perrita pitbull y llamó a AMA Animal Rescue , una organización de bienestar animal que opera en el área de Nueva York.

Tras ser alertados del horror de vida a la que estaba sometida la dulce perrita, los rescatistas se presentaron en el lugar con el objetivo de negociar con el dueño y pedir que se las entregara.

Ellos realmente esperaban encontrar al animal más agresivo, después de todo lo que había sufrido era lógico una reacción así. Pero lejos de sus sospechas, vieron que era absolutamente todo lo contrario.

Era amable y dulce, y no podía dejar de mover la cola cuando el equipo de rescate la encontró, ¿qué corazón pudo ser capaz de encadenarla así?

«La llamamos ‘trasero nervioso’. Ella dejó que la sacaran de esta cadena y salieron con ella», dijo Michele Walsh, una voluntaria de AMA. .

Enseguida llevaron a Lola al Hospital Veterinario de Animales, donde le extirparon algunos tumores quirúrgicamente. Luego, Lola entró en el servicio de acogida durante unos meses, hasta que por fin le llegó el turno de ser amada de una vez por todas y fue adoptada por Charlène von Saher, que vive en Manhattan.

A Lola le bastaron unas pocas semanas para acomodarse en la seguridad y la calidez de su nuevo hogar.

«Ella descubrió dónde estaban sus camitas, y qué era suave y qué era cómodo para ella», dijo Saher.

Algo que conmovió especialmente a su madre adoptiva fue que encontraba los lugares más esponjosos y cómodos de la casa para tomar sus siestas. Y era entendible, después de jamás haber probado lo que era reclinar la cabeza sobre algo suave y cálido, Lola estaba descubriendo un paraíso desconocido.

Lola ama dormir en el sofá.

Y se ha convertido en la ladrona oficial de la cama de su dueña.

Pero una escena que ha conmovido especialmente a su dueña ha sido verla en la tumbona del patio exterior.

Esa es realmente la vida que siempre mereció tener.

«En realidad, tomó una almohada de mi cama y la puso en la cama de su perro «, dijo Saher. “Cuando llegué a casa, tenía la cabeza puesta, literalmente se hizo una pequeña cama en su cama con mi almohada. Era como ‘La princesa y el guisante’: creo que a ella le gustaba tener varios cojines debajo de ella ”.

«Salí por un minuto, y cuando regresé, Lola había movido la cama más pequeña encima de la otra cama y se había puesto encima de ella», dijo von Saher. “Fue increíble. No podía creerlo cuando entré «.

Pero lo cierto es que Lola le ha enseñado a von Saher la importancia de relajarse. Y a von Saher le ha encantado ver a Lola convertirse en un perro mimado y feliz.

«Creo que se ve mejor cada día. Siempre dicen: ‘Cuando adoptas un perro , realmente estás salvando dos’. Eso es porque estás tomando uno, y estás abriendo un espacio para que otro perro entre al refugio o al grupo de rescate», dice von Saher.

«Absolutamente la adoro. Ella ya ha agregado mucho a mi vida», concluye.

TheDodo

Estas imágenes revelan lo feliz que es ahora, qué lejos queda ya su triste pasado:

Si deseas conocer más sobre la vida que lleva ahora Lola puedes seguirla en su cuenta de Instagram.

No te vayas sin compartir esta hermosa historia de amor con tus amigos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!