Perrita encuentra una familia y vuelve a sonreír tras ser abandonada como paquete en una bolsa 

Una perrita negra de diez años sufrió un acto egoísta y contradictorio al ser dejada de lado por su familia a las afueras de un refugio. Si bien muchos aplaudirían que la hayan dejado en ese lugar y no en un sitio peligroso, el modo en que la abandonaron partió el corazón de los trabajadores del refugio, pues el hecho fue vergonzoso e indignante

El nombre de la perrita es Blackie, quien parecía no entender lo que estaba sucediendo.perrita

Temblorosa y angustiada fue recibida la peluda dentro de una bolsa plástica. ¡Sí! Por triste que suene, ese fue el cruel modo que eligieron sus antiguos dueños para dejarla.

Al parecer la inmovilizarla para que la perrita no los siguiera y tampoco manchara la tapicería del vehículo en el que la transportaron. Pero esa justificación solo hizo del asunto un acto más reprobable.

La situación partió el corazón a las personas que la ayudaron esa tarde.

Se trata de los empleados de Saving Carson Shelter Dogs, quienes no podían aguantar las ganas de llorar vieron a la perrita envuelta en plástico y dentro de una caja de cartón.

Ni paquetería ni traste viejo, era un animal lo que estas personas decidieron dejar en el refugio.

Lo más triste de todo era percatarse que el animalito se encontraba realmente enfermo.

Blackie tenía un tumor que había crecido tanto al punto de comenzar a sangrar, por esa razón su familia había decidido dejarla en el refugio.

Según un trabajador, las personas alegaron no tener los recursos para llevarla a un veterinario y cubrir su tratamiento. Pero cuando les propusieron ser ellos quienes se encargaran de los gastos, tampoco quisieron conservar al animalito.

En ese momento todos supieron que era necesario recibir a la perrita.

Su familia le había dado la espalda y en el refugio no iban a hacer lo mismo, por ese motivo la acogieron con mucho cariño.

Lo primero fue sacarla de la bolsa y darle un bañito, necesitaban evitar que el tumor se infectase. Por suerte la perrita resultó ser bastante agradecida y dócil, y se dejó revisar y atender sin ningún tipo de problema.

Quizás creyó que después del baño sus dueños volverían por ella.

En el refugio no podían conservarla pero decidieron llamar a sus colegas de Frosted Faces Foundation en San Diego, California, quienes se encargaron de la perrita.

En este lugar, Blackie fue muy bien recibida y puesta en tratamiento para trata su tumor. Finalmente debieron extirparlo y el procedimiento se llevó a cabo satisfactoriamente en el  High Valley Veterinary Hospital.

Todo salió muy bien para la perrita.

Tras la operación, Blackie debió guardar reposo y sus cuidadores la llenaron de atenciones y cariño.

“Blackie es tan pequeña, ella quiere que la sostengan fuertemente y sólo quiere que todo salga bien, porque ella sigue buscando en nosotros el reconocimiento y la aprobación”, escribió la FFF en Facebook.

Después de algunas semanas de cuidados post operatorios, esta chica se recuperó y fue puesta en adopción. Por suerte no pasó mucho tiempo antes de que alguien se interesara por ella.

“Blackie se fue a casa con una familia para siempre hoy.  Ella es una pequeña bola de fuego y está lista para una nueva vida. Estamos tan orgullosos de colocar a Blackie con una familia tan cariñosa que tiene referencias estelares”, dijeron en la fundación.

Esa perrita a la que unas personas entregaron como paquete sin valor en las puertas de un refugio tiene por fin el amor y el reconocimiento que se merece. Es un lástima que esa familia no valorara a Blackie después de años de entrega y lealtad pero lo positivo es que ahora la peluda está en el lugar correcto y ha superado su enfermedad.

Tanto dolor y malos momentos son parte del pasado, la perrita volvió a ser feliz. Su historia nos demuestra lo importante y gratificante que es la adopción ¿Y tú qué esperas para adoptar?