Una perrita gravemente herida por un tren a toda velocidad llora buscando ayuda

Una dulce perrita fue sometida a un enorme dolor cuando se encontraba en las vías del tren. La pequeña no imaginaba el gran peligro al que estaba expuesta y cuando llegó un vagón a toda velocidad no le importó que había una perrita inocente en medio del camino.

El accidente tuvo lugar en el estado de Rajastán, en la India.

El resultado fue catastrófico: le produjeron una herida tan fuerte en una de sus patitas traseras que terminó perdiendo gran parte de su extremidad. Después de ese episodio tan doloroso, la perrita continuó vagando por la zona. Necesitaba ayuda con urgencia por la gravedad de su herida pero no dejaba que nadie se acercara a ella.

El principal riesgo era que Florence perdiera demasiada sangre antes de poder ayudarla.

Contactaron con el grupo de rescate Animal Aid Unlimited y en cuanto llegaron vieron a la pequeña caminando con mucha dificultad. Se veía que todavía le dolía muchísimo, pero era tan dulce que aún así movía su cola de un lado para otro. Por desgracia, sentía algo de desconfianza y cuando intentaron atraparla para llevarla al médico comenzó a huir para tratar de alejarse de los rescatistas lo más pronto posible.

Animal Aid Unlimited se centra en ayudar a los perros de la calle, pero también atiende burros, vacas y monos.

No fue tarea fácil, pero ellos decidieron no rendirse. Buscaron una manta y de esta forma lograron capturarla. La llevaron al veterinario y decidieron llamarla Florence. Allí se dieron cuenta de la gravedad de su herida. El tren había pasado por completo por encima de una de sus patitas y había quitado una gran parte.

Florence estaba tan asustada que no paró de llorar en todo el trayecto.

Era necesario amputarle la parte que le quedaba pero estaba tan delgada y había perdido tanta sangre que tuvieron que esperar un par de días antes de realizar la cirugía. En cuanto se recuperó un poco más, Florence entró al quirófano.

Ahora Florence ya está completamente fuera de peligro.

Un par de semanas después, la perrita demostró lo fuerte que era. Sus rescatistas le han dado todo el amor del mundo y la han ayudado a recuperar su confianza en los humanos. Hoy en día, está prácticamente irreconocible. Adora compartir con los otros perritos del lugar y no para de dar besos a todos los que la han cuidado en señal de agradecimiento.

A Florence no parece importarle en absoluto que le falte su patita.

Florence vive al máximo cada momento y se las ingenia para explorar y jugar como cualquier otro perrito. No hay duda de que esta hermosa perrita tiene mucho amor para dar y está dispuesta a dejar atrás sus difíciles días en la calle para disfrutar el presente.

Comparte esta nota para dar a conocer el gran trabajo que rescatistas como Animal Aid dan a animales inocentes que necesitan una mano amiga.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!