Perrita desamparada espera que se acerquen a ayudarla porque ni siquiera puede ponerse en pie

Una perrita abandonada que ni siquiera tenía fuerzas para levantarse esperaba que alguien se acercara a él para ofrecerle la ayuda que tanto necesitaba.

El animal, mezcla de Beagle con hound, yacía sentado en la calle, ni siquiera podía moverse. Un buen samaritano que transitaba por la zona lo vio no pudo tener una mirada indiferente ante su sufrimiento, supo que el perro necesitaba ser atendido o le esperaba un desenlace fatal.

Cuando se acercó a la perrita notó que sus dos patas traseras estaban inflamadas y dobladas, una de sus patas delanteras también estaba en malas condiciones.

Lamentablemente, el lugar en el que la perrita estaba desamparada es un área en la que se ha vuelto común ver a animales abandonados. Muchas personas han acudido a la zona en construcción para dejar a sus mascotas a su suerte.

Aparentemente, la perrita estaba en ese sitio desde hace dos días o más, el noble hombre que la encontró no dudó en pedir ayuda al refugio de animales Stray Rescue of St. Louis, para rescatarla y que recibiera atención médica.

Mientras el personal del refugio de animales acudía al lugar, el hombre ayudó al perro usando lo que traía consigo, se quitó su abrigo y se lo puso como manta para protegerlo del frío que padecía.

La perrita se sintió consolada, finalmente después de tanto tiempo alguien se compadeció de su sufrimiento. La pobre no podía caminar por sí misma para buscar ayuda, en caso de que nadie se sensibilizara simplemente estaría ahí en condiciones deplorables, sufriendo sin encontrar ningún tipo de alivio.

Tenía las patas fracturadas, la trasladaron en un vehículo y se mantuvo tranquila. Con mucho amor la cargaron en sus brazos, teniendo mucha delicadeza para no causarle dolor por las lesiones que tenía en sus patas, no se podía mover.

Aunque había conocido el peor lado de la humanidad, confiaba en las que personas que la rescataron, sentía que genuinamente se preocuparon por su dolor.

Después de ser evaluada en una clínica veterinaria, se enteraron de que la perrita tenía múltiples fracturas en dos de sus patas.

A pesar de sus lesiones la perrita tenía muchas ganas de vivir

perrita

Los daños que había sufrido eran muy graves, necesitaba ser sometida a un procedimiento quirúrgico para recuperarse de sus lesiones.

Quienes la rescataron crearon una campaña de recaudación de fondos para recolectar el dinero necesario para pagar su tratamiento porque no tenían recursos suficientes. Los gastos médicos ascendían a 7.000 dólares hasta ese momento.

A la perrita la llamaron Polar Express, la pobre tenía un largo camino que recorrer hasta lograr recuperarse. Pero lo más importante es que está bien atendida por médicos veterinarios dispuestos a hacer lo posible para garantizar su salud, y también, por amorosos rescatistas que le ofrecen su consuelo y protección.

No hay justificación alguna para dejar a un perro abandonado como hicieron con Polar, la pobre se quedó a su suerte en un lugar donde otras mascotas también son dejadas como si se tratara de una bolsa de basura.

Nunca será suficiente el esfuerzo que hagamos para alzar la voz por la defensa de los derechos de los animales y para crear consciencia sobre la importancia de asumir el compromiso de protegerlos hasta su último día.

Adoptar una mascota no es una decisión a la ligera, es una gran responsabilidad. Los perros son seres inocentes, vulnerables y dependientes. Nos dan su lealtad y amor incondicional y merecen que seamos recíprocos, es doloroso conocer tantos casos de animales que reciben tratos injustos.

Polar se está recuperando y nos consuela saber que fue rescatada justo a tiempo. Ojalá que todos los animales desamparados tengan el mismo desenlace, que sean rescatados y puestos a salvo. Pero sobre todo, que no exista ningún otro caso similar.

Admiramos la labor de quienes rescataron a Polar y cambiaron su destino, necesitamos más héroes así en el mundo.