La inspiradora historia de una perrita que fue lanzada de un auto, perdió un ojo y una pierna

Desgraciadamente, muchos animales son víctimas de maltratos, injusticias y abandono por parte de aquellas personas que consideraban su familia. Sin ninguna justificación son abandonados a las peligrosas calles de la peor manera, poniendo en riesgo su vida y dejándolos con el corazón completamente roto.

Esto fue lo que le sucedió a una pequeña perrita que fue lanzada salvajemente desde el interior de un auto y pese a todos los pronósticos logró mantenerse con vida para convertirse en todo un ejemplo de inspiración. Fue la hija de Alesha Brandt quien vio que alguien había abierto la puerta de su automóvil para lanzar a la perrita a la carretera.

Inmediatamente, la joven corrió hacia el lugar y al ver la terrible situación de la perrita llamó a su madre para poder ayudarla. Ambas mujeres llevaron al pobre animal a un veterinario cercano, tenía una extrema desnutrición, estaba sorda de un oído y tenía una severa lesión en uno de sus ojos que posteriormente tuvo que serle extirpado. La pequeña lucía tan mal que nadie esperaba que lograra sobrevivir.

“Literalmente, fue lanzada a nuestra vida. Se suponía que no iba a sobrevivir a la noche, pero se recuperó”, dijo Brandt.

Cuando la perrita logró reponerse de su pésimo estado, estaba lista para ser puesta en adopción. Brandt sabía que la perrita estaba destinada a formar de su familia y decidió adoptarla formalmente, inicialmente la llamó la Capitana Jackie Sparrow, en alusión a su único ojo, pero con el paso del tiempo fue nombrada simplemente Meeply.

No obstante, poco después de haber llegado a su nueva casa la perrita tuvo un accidente al saltar del sofá y se rompió una pierna. Debido a su largo historial de lesiones, fue imposible salvarla y tuvieron que amputarle la pierna.

Así, la pequeña Meeply terminó con un solo ojo, tres piernas y con una única oreja funcional, pero nada de eso le impidió continuar disfrutando al lado de su cariñosa familia, la que siempre había merecido.

 

View this post on Instagram

 

SnotBubs #boopthesnoot #brokendoggo #grumpygriffons #brusselsprouts #griff #tripoddog #oneeyeddog

A post shared by Bean&Krum (@meeplysparrow) on

Actualmente, Meeply tiene 10 años de edad y parece no darse cuenta de que es diferente a cualquier otro perro. Aunque solo pesa 2 kilos tiene una gran personalidad, como si se tratara de un perro de gran tamaño y siempre se asegura de estar al mando de su entorno.

“Meeply piensa que es la líder de todos los perros”, señaló Brandt.

La dulce perrita está más que feliz de haber encontrado un amoroso hogar que cambió su vida para siempre y que le hizo olvidar todo el dolor que pasó. Gracias a su tamaño compacto, Meeply puede viajar con su familia a todas partes y adora conocer nuevas personas junto con Brandt, quienes se sorprenden al conocerla y no pueden evitar conmoverse con su historia.

“Generalmente las personas lloran al conocerla, quieren abrazarla y acariciarla”, dijo la mujer.

Alesha Brandt

Pese a su gran personalidad, la perrita se enfrenta día a día a dificultades físicas que le impiden moverse con soltura y subir escaleras. Sin embargo, siempre se mantiene con una actitud positiva y nunca se queja de su situación. Meeply es el más claro ejemplo de fortaleza que puede tener su familia los cuales agradecen el haberla encontrado y poder compartir con ella cada instante.

Para ser testigos de las aventuras de la valiente Meeply, podemos seguirla en su cuenta de Instagram y así encontrar inspiración cuando las cosas se pongan difíciles y queramos renunciar.

¡Comparte esta emotiva historia con todos tus amigos y nunca te des por vencido ante nada!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!