Perrita lesionada por su dueño por no poder cazar, conoce por primera vez lo que es una caricia

Ruby era una encantadora perrita que solo sabía dar amor, pero se encontró con un humano que la utilizaba para su propio beneficio, y cuando vio que ya no pudo obtener lo que quería la dejó a su suerte.

La perrita solo deseaba ser amada

Perrita

Durante un día de cacería, la hermosa galgo Ruby no se sentía bien; su salud estaba deteriorada y no tenía fuerzas suficientes para nada.

En el justo momento en que ya tenía a su presa en la boca, por alguna razón abrió sus fauces y el animal huyó.

El hombre no la perdonó, explotó en cólera y no tuvo ninguna delicadeza con ella.

Tras ser dejada, unas personas que pasaban cerca se dieran cuenta de que algo estaba sucediendo; se acercaron y ella los miraba con sus ojitos lánguidos suplicando ayuda. Tal vez no era el momento de irse de este mundo, todavía tenía mucho amor por dar y recibir.

Ruby fue rescatada y a partir de allí su vida cambió

Rescatistas de Lets Adopt International, incluyendo al activista Viktor Larkhill, se presentaron en el lugar. Después que la rescataron la condujeron a una clínica para que fuera evaluada de emergencia. Tenía una fractura en su cadera, así que tuvo que ser sometida a una cirugía.

Pese a su condición médica delicada, a partir de ese momento comenzó a recibir el cariño y afecto que tanto había ansiado. Los rescatistas y el personal de la clínica no dejaban de darle ánimos y acariciarla.

Para sus rescatistas, Ruby era hermosa y también lo era para los cientos de personas que conocieron su impactante historia a través de las redes sociales de la asociación.

“¡Qué bueno que le dieron la ayuda y el amor necesario para recuperarse!”, dijo un internauta.

Afortunadamente, el procedimiento quirúrgico de Ruby fue todo un éxito y, día a día, mejoraba más. Le brindaron un lugar seguro y cálido, donde estaba rodeada de otros animalitos que, como ella, estaban teniendo una segunda oportunidad de vivir.

La atendían con esmero y se preocupaban por su bienestar. Pasaron tres semanas y la hermosa Ruby salió de su zona de recuperación para encontrarse con lo que jamás imaginó: una nueva familia que estaba dispuesta a darle todo el amor y comprensión de la que había sido privada.

Una de sus cuidadoras la sujetó suavemente con una cuerda para llevarla hasta la recepción donde se encontraban sus amorosos padres adoptivos. De inmediato, ellos se acercaron para saludarla y llenarla de caricias.

Al principio, la perrita no comprendía qué sucedía exactamente. Tuvo miedo al encontrarse ante dos extraños y eso la llevó a tirar de la cuerda para intentar huir. Sin embargo, todos fueron muy pacientes y le hicieron sentir que estaba a salvo y nadie le haría mal.

Sus padres se acercaron nuevamente hacia la pequeña. Le sonrieron y acariciaron suavemente hasta tranquilizarla. Finalmente, su nueva madre humana tomó su soga para poder llevarla a casa.

Antes de salir de la asociación de animales, Ruby detuvo su paso, como intentando despedirse de todas las personas que cuidaron de ella e hicieron posible su renacimiento.

Ruby se convirtió en una Ave Fénix que resurgió de entre las cenizas para florecer y brillar como nunca antes. Fueron sus padres quienes sellaron el final de su pasado con el más sincero de los besos.

Todos en la asociación corrieron para despedirse de Ruby y desearle la mejor de las suertes


Totalmente arropada de amor, Ruby emprendió el camino hacia su nuevo hogar. Subió al auto de su familia, donde ya la esperaba una cómoda camita donde descansaría tranquilamente, para prepararse para la mejor etapa de su vida.

Muchas veces la vida pone pruebas difíciles, pero incluso en el peor escenario la luz siempre vence a las tinieblas y se encarga de hacer justicia a los seres de buen corazón. Por eso, nunca dudes en convertirte en un ángel guardián de los animales.