La perrita que pidió ayuda a la policía encontró un empleo y un nuevo hogar

La vida en la calle es muy dura para cualquier animalito que incapaz de hablar y debe suplicar como puede un poco de comida, su situación se ha vuelto más dramática durante la pandemia. Debido al confinamiento, no hay casi gente en las calles que pueda auxiliar a los desprotegidos y encontrar alimentos es prácticamente un milagro.

Pero Kayla, una perrita que vagaba en las calles de Perú es más que afortunada.

Esta amiguita ha dicho ¡adiós! A su pelo sucio y enmarañado, así como al temor y la zozobra por no tener nada para calmar su hambre después de encontrarse con unos verdaderos superhéroes. 

Se trata del grupo de oficiales que laboran en la Comisaria de Huaral, Perú, quienes no sólo son parte de los trabajadores de primera línea que se exponen al contagio por COVID-19, sino que han hecho algo que va mucho más allá.

 Los hombres rescataron a Kayla para que fuese uno más de esa bella familia.

Al parecer, la perrita llegó solita y hambrienta a la estación intentando obtener ayuda. Seguro tenía varios días sin comer y al verla, los oficiales de turno no se pudieron resistir, así que no sólo le dieron agua y unas croquetitas sino que decidieron asearla para llevarla al veterinario.

Ellos se conmovieron del estado del animal y querían corroborar que estuviese realmente en buenas condiciones de salud, sabían que no podían sólo alimentarla y dejarla ir otra vez a la calle.

El grupo decidió hacer algo radical para salvarla.

Después de que un veterinario la evaluó era inminente que no podría volver a la calle, así que el comisario de la estación autorizó su permanencia en el lugar como el nuevo perro guardián de departamento de Huaral.

Para darle la bienvenida, los oficiales le obsequiaron una linda casita para perros a Kayla con el escudo de la Comisaría y su nombre en letras grandes.

La nueva vivienda de Kayla es cómoda y hermosa.

Esta peluda está lista para dejar atrás su pasado y disfrutar de su nueva vida al lado de sus compañeros de trabajo. Al vivir en la Comisaría Kayla cuenta no sólo con comodidades sino con compañía constante pues el lugar está habitado las 24 horas del día, así que la soledad nunca más la abrigara.

Si quieres que haya una diferencia en la sociedad debes hacerlo tú mismo así como lo han hecho estos héroes. Comparte esta historia y envíale tus bendiciones a estos oficiales por su buena acción.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!