Perrita lleva 10 años esperando a su familia en la entrada del edificio donde fue abandonada

Es bien conocido que los perritos son de los animales más tiernos y fieles que conforman el reino animal. Esa fidelidad los hace traspasar barreras pasando por inocentes, llegando incluso a esperar por años aquel que un día lo amó de manera incondicional. Bokshil es una adorable perrita que lleva más de 10 años esperando a su familia en la entrada del edificio con la esperanza de algún día volverlos a ver.

Bokshil ya es una perrita adulta y necesita salir de las calles.

Algunos residentes afirman que la rutina diaria de la dulce perrita es esperar en la entrada cerca de caseta de vigilancia, en ocasiones sale corriendo cuando confunde algún transeúnte con su dueño. Un canal local trasmitió su historia, una vecina comenta que a la perrita le dijeron “quédate aquí” y fiel a su orden seguí esperando aunque ya ha pasado un poco más de una década.

La adorable perrita es de Corea del Sur.

SBS TV realizó una entrevista a una de las señoras que ha estado alimentando a Bokshil durante todo este tiempo, la familia se mudó de apartamento abandonándola en plena calle a merced de su suerte. La señora comenta que escuchó cuando el dueño de la perrita la dejaba mientras se mudaba, es posible que no tuviera los recursos para criarla.

 El fin no justifica los medios y ningún animalito debería pasar por algo similar.

Varios residentes han demostrado su bondad y ayudan a la perrita ofreciéndole agua y comida, conscientes que necesita una mejor vida han intentado trasladarla a un lugar más seguro pero Bokshil pone resistencia, solo quiere seguir esperando en la entrada del edificio. Al caer la noche se va a una casita de perro improvisada que le han construido algunos vecinos, entre cartones pasa la noche y espera el amanecer para seguir con su rutina.

Fiel a su dueño la perrita sigue esperando sin saber que ha sido abandonada.

Otro grupo de personas decidió actuar y logró trasladar a la perrita a un centro clínico,  le realizaron distintos exámenes y le diagnosticaron una catarata senil que le impide ver a distancia, quizá esto justifica el hecho que Bokshil corriera detrás de algunas personas pensando que era su dueño.

Bokshil solo recibió ayuda médica temporal, a los días regresó a las calles.

Deseamos que alguien logre ganarse su confianza y pueda rescatarlo para que le brinde ese calor de hogar que perdió hace tiempo y sigue esperando.

Si quieres hacer la diferencia, ayuda a compartir esta historia y lograr que alguien en algún lugar del mundo pueda ser la nueva familia para la adorable perrita.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!