Daisy tiene una compleja discapacidad, pero lo que su familia hace por ella no tiene precio

Daisy es una perrita muy especial. Tiene una condición particular que requiere más cuidado y atenciones por parte de su familia.

Sin su ayuda, Daisy no podría sobrevivir. Ella no puede comer ni tomar agua como un perro normal lo haría.

perrita daisy no puede comer bien pues tiene una discapacidad enfermedad megaesofago asi que su familia le hace una silla para comer especial y la perrita la aprendio a usar en un santiamen

Daisy tiene una discapacidad conocida como la enfermedad de megaesófago.

Esta es una condición que endurece el esófago dificultando el paso de los alimentos y líquidos.

Su familia, originaria de Nevada, atenta a las atenciones que su amiga y compañera necesita, realizaron un mueble muy especial para Daisy.

perrita daisy no puede comer bien pues tiene una discapacidad enfermedad megaesofago asi que su familia le hace una silla para comer especial y la perrita la aprendio a usar en un santiamen

Juntos fabricaron una silla diseñada para que Daisy pueda comer, pero lo más importante es que la hicieron con muchísimo amor.

Ellos temían por la dificultad e incomodidad que esto le pudiera causar a su amiga canina, pero la perrita la aprendió a usar en un santiamén.

Muy pronto, ella se acostumbró a su nueva rutina de alimentación demostrando que su familia tiene bastante razón al sentirse orgullosos de lo lista que ella es.

perrita daisy no puede comer bien pues tiene una discapacidad enfermedad megaesofago asi que su familia le hace una silla para comer especial y la perrita la aprendio a usar en un santiamen

El diagnóstico de Daisy llegó apenas hace un verano, cuando sus personas Doug y Grace Jones, temían lo peor.

Los síntomas parecían indicar que la perrita tenía problemas respiratorios y sin dudarlo, ellos la llevaron al veterinario.

Entonces fue cuando descubrieron que la perrita de 10 años sufría de Miastenia gravis.

Esta es una enfermedad autoinmune que se manifiesta llevando al perro a presentar megaesófago.

Los perros con esta condición deben obligatoriamente usar una silla conocida como “Silla de Bailey”

perrita daisy no puede comer bien pues tiene una discapacidad enfermedad megaesofago asi que su familia le hace una silla para comer especial y la perrita la aprendio a usar en un santiamen

Aunque su familia le dió la silla a Daisy con mucho amor, ellos temían que la rechazara.

Por eso están tan felices de que no solo ella se haya acostumbrado a la silla, sino que ella misma se mete en ella y baja la bandeja para comer.

perrita daisy no puede comer bien pues tiene una discapacidad enfermedad megaesofago asi que su familia le hace una silla para comer especial y la perrita la aprendio a usar en un santiamen

“La primera vez que la vimos hacer esto estábamos tan maravillados que no podíamos parar de reír como tontos.

Ella nos dejó perplejos.

No solo se metió en la silla ella sola para comer, sino que también bajó la bandeja por sí misma.”

Daisy solía ser la compañera fiel de esta pareja que ama las actividades al aire libre.

Nadar, caminar en la montaña, ir al lago, estas son todas las actividades que los Jones disfrutan en familia junto a Daisy, aunque ahora se adaptan a sus necesidades.

Por ejemplo, la silla es parte del equipaje obligatorio cuando salen a acampar.

perrita daisy no puede comer bien pues tiene una discapacidad enfermedad megaesofago asi que su familia le hace una silla para comer especial y la perrita la aprendio a usar en un santiamen

Por otro lado, para las largas caminatas en la montaña, hacen que Daisy se recline de un árbol o roca grande antes de darle agua de beber.

perrita daisy no puede comer bien pues tiene una discapacidad enfermedad megaesofago asi que su familia le hace una silla para comer especial y la perrita la aprendio a usar en un santiamen

Facebook

Ellos se sienten afortunados de tener a Daisy aún a su lado, a pesar de su condición.

“Es que la amamos tanto, no podemos imaginar estar sin su compañía. Por eso es que hemos podido manejar la enfermedad y seguir disfrutando en familia.”

Puedes ver el grandioso momento en que Daisy se introduce en su silla Bailey por sí sola, a la hora de comer, haciendo clic aquí.

¡Qué bello ejemplo de amor y unión familiar! Con un poco de paciencia y mucho amor se pueden superar hasta los más difíciles obstáculos.

Comparte la historia de esta perrita con megaesofágo, hay muchas familias sufriendo por esta extraña condición que necesitan aliento.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!