Perrita obsesionada con su cama la arrastra para regalársela solamente a quien realmente ama

Dora es una hermosa y adorable perrita que desde que era muy pequeña padece de ansiedad, por lo que su familia siempre está buscando la manera de ayudarla para que aprenda a calmarse y viva tranquila.

Ruby Simpson, la madre humana de Dora, reveló que su amada mascota siempre está reclamando un abrazo, un beso, una caricia…  Le encanta recibir mimos y ser el centro de atención.

«Dora siempre quiere cariño, le encanta que la abracen y la acaricien, pero también es muy ansiosa. Desde que llegó a casa le han asustado los ruidos fuertes, los truenos, las hojas y muchas cosas más”, agregó Ruby.

Una de las cosas que ha ayudado a Dora a manejar la ansiedad es su cama que ha sido especialmente diseñada para ayudar a calmar a los peludos que tienen ese tipo de excitación. A todos los cachorros les encanta y Dora no es la excepción.

«Cuando no puede contener su emoción, agarra su cama y se la lleva a quien está emocionada de ver”, dijo Ruby.

La cama significa mucho para Dora y no importa donde esté ella se encarga de que su cama nunca esté muy lejos.

Cuando Dora se emociona tras ver a alguien siempre le gusta llevarle algo como una demostración de lo feliz que se siente de que esa persona esté allí. Con frecuencia Dora les trae su osito de peluche, pero si se trata de una persona realmente especial para ella le traerá su objeto favorito como lo es su cama.

Dora siempre buscaba algo para llevarse a la boca cuando estaba muy ansiosa, desde una cosa pequeña hasta una más grande, lo único que le importaba era tener algo que agarrar con su boca.

«Desde que era una bebé siempre tenía que llevarse algo a la boca cuando estaba muy ansiosa. Normalmente era un oso de peluche, pero cuando la emoción es muy grande ella busca su cama y se la lleva a la persona que está emocionada de ver, y quien debe sostenerla, es cómo si se tratara de un regalo», agregó Ruby.

Aunque Dora se emociona al ver a mucha gente, no todo el mundo tiene el honor de que ella le lleve su cama especial. Ese es el premio mayor de simpatía y aceptación que alguien puede recibir en el mundo de Dora.

“Cada vez que alguien entra por la puerta, corre a agarrar su osito de peluche o su cama, dependiendo de lo especiales que sean”, agregó Ruby.

Ruby cree que como la cama es tan importante para Dora ella se la lleva a la persona para demostrarle que es tan importante como su cama.

No dejes de compartir la particular manera que tiene esta adorable perrita de demostrar lo especial que puede ser una persona para ella.