Rescatan a la perrita que pasó encadenada por días afuera de su casa tras la muerte de su dueño

La vida para una perrita abandonada y encadenada fuera de su casa cambió por completo gracias a un pequeño error de unos trabajadores que hacían una renovación en una casa vecina.

Uno de los hombres accidentalmente tropezó con el sistema de seguridad de la propiedad lo que hizo que se activara un estruendoso ruido, esto provocó que la indefensa perrita se levantara y fuera vista por Claire Morera, una de las trabajadoras.

La perrita fue rescatada tras pasar varios días atada afuera de su casa.

perrita

Sin dudarlo, Morera se acercó hasta la perrita topándose con una desgarradora escena, estaba atada con una enorme cadena que lastimaba su cuello, demacrada y cubierta de garrapatas; también tenía una infección en sus ojos.

Al parecer, la perrita llevaba mucho tiempo abandonada intentando sobrevivir con la poca energía que le quedaba.

La perrita es un bulldog americano llamada Frances.

Morera tomó algunas fotografías de la perrita y las publicó en el grupo de rescate local 100+ Abandoned dogs of Everglades Floridad.

Una voluntaria del grupo, Jan Stenger, vio su historia y no dudó en acercarse hasta donde estaba la perrita. Jan comentó al respecto:

“En realidad estábamos en un rescate diferente esa mañana, pero busqué la ubicación de Frances en mi teléfono y estábamos a 14 kilómetros de ella. Otros voluntarios se quedaron atrás para tratar de atrapar a ese otro perro, y luego nos fuimos para buscar a Frances”.

Jan es una amante de los peluditos, en los últimos cuatro años se ha dedicado a rescatar a cientos de perritos en el área de Miami, Estados Unidos.

La historia y condición de cada perrito es diferente, Jan siempre intenta fortalecer su corazón para enfrentar cada caso de la mejor manera, pero la historia de Frances le parece por mucho, una de las más fuertes y desgarradoras.

“Siempre dije que uno de los miembros de nuestro equipo, Carol, y yo somos más fuertes. No nos rompemos fácilmente, pero las dos estábamos muy sensibles con este rescate. Eso fue realmente lo peor que había visto en mi vida. Me sofoca solo pensarlo”, dijo Jan.

El equipo de rescate logró hablar con algunos vecinos y descubrieron que el dueño de la perrita había fallecido, ella había quedado sola atada afuera de su casa expuesta al sol y la lluvia, sin recibir ningún tipo de ayuda. Jan comentó al respecto:

“La gente sabía que ella había quedado allí y, obviamente, no estaba siendo alimentada adecuadamente”.

Debido a la condición en que se encontraba Frances, sus rescatistas estiman que estuvo un par de semanas encadenada.

Durante el proceso de rescate la perrita siempre se mantuvo cabizbaja, la cadena se había impregnado a su piel por lo que fue un problema para los rescatistas poder quitársela, tuvieron que trasladarla al veterinario con la cadena atada a su cuello.

“Nos tomó un tiempo quitarle la cadena cuando la llevamos al hospital de animales porque no tenía cortadores de pernos. Cuando finalmente le quitamos la cadena, fue la primera vez que movió la cola”, destacó Jan.

Afortunadamente, esta dulce perrita ahora se encontraba en buenas manos, el mayor reto para sus rescatistas fue atender la infección de sus ojos, estaban tan lastimados que tuvieron que ser removidos.

Para quitarle las garrapatas fue necesario un largo baño, aunque no fue fácil extraerle las miles de garrapatas que cubrían su cuerpo, finalmente lo lograron. Ahora Frances solo debía aumentar poco a poco de peso siguiendo una dieta saludable.

“Ella tenía miles de garrapatas. Se quedó en la bañera durante cinco horas la primera noche y tres horas a la mañana siguiente, había que quitarle todas las garrapatas de su cuerpo”, dijo Jan.

Si bien esta adorable perrita pasó días difíciles, no contrajo la enfermedad de las garrapatas ni la enfermedad del gusano del corazón, lo que hizo que su recuperación fuera mucho más rápida y satisfactoria.

Jan había aceptado cuidar temporalmente a Frances, pero su ternura terminó conquistándola y ahora es un miembro más de su familia. Al respecto destacó:

“Nunca en un millón de años pensé que la mantendríamos. Siempre he tenido perros chicos, he tenido Labradores y Goldens. Pero supimos muy rápido que ella no iba a irse a ninguna parte”.

Hoy día Frances pasa la mayor parte del tiempo y disfrutando de todo el amor que su nueva familia le da. También comparte con otros peluditos con quienes ha creado un gran vínculo. Ama a las personas y hacer nuevos amigos. Jan destacó:

“Ella es una niña feliz. En el momento en que entró por la puerta, escucho su cola golpeando en el sofá. Ella ama a la gente y por terrible que la gente fue con ella, nos ha perdonado. Es increíble, y se vuelve más increíble cada día”.

Su problema de visión no es ningún impedimento para poder disfrutar de esta nueva oportunidad, es una perrita que sonríe todo el tiempo y no puede estar más feliz de ser parte de una familia que la ama incondicionalmente.

Nunca dudes en ayudar a un perrito vulnerable y anímate a transformar su vida. Solo tendrás mucho amor a cambio y un gran amigo para toda la vida.