Perrita pitbull jamás permitirá que su dueña embarazada se quede sola, la sigue hasta la ducha

Diz es una perrita mestiza de pitbull que ha demostrado tener un corazón de oro. Diz siempre ha sido una muy fiel pero sus dueños no podían imaginar que podía convertirse en una peludita aún más cariñosa y protectora. La llegada de un nuevo miembro a la familia, demostró que la pitbull todavía tenía mucho más amor para dar.

Enlaces patrocinados

“Siempre ha sido muy protectora conmigo. Especialmente cuando mi esposo no está junto a mí”, dijo Brittany Johnson, su dueña.

Brittany y su esposo recibieron la maravillosa noticia de que pronto se convertirían en padres. Se encontraban muy felices y de alguna manera la perrita comenzó a notar que algo había cambiado en el cuerpo de su dueña. A partir del embarazo, Diz decidió tomar largas siestas en el regazo de Brittany.

“Está segura de que algo podría sucederme si no me vigila cuidadosamente las 24 horas del día”, dijo Brittany.

Se acomodaba de tal manera que su cabeza siempre quedara sobre la panza de Brittany y sólo así podía dormir plácidamente. A medida que el embarazo aumentaba, la astuta perrita se fue volviendo cada vez más protectora. De un día para otro, la dulce perrita decidió que ahora debía estar junto a su madre las 24 horas del día.

“Parecía que me ignoraba a mí por completo pero de todas formas quería estar cerca de mi panza”, explicó Brittany.

La seguía a cualquier rincón de la casa y hasta comenzó a preocuparse cuando notaba que su dueña estaba tomando duchas particularmente largas. Mientras más avanzaba el embarazo, Brittany comenzaba a sentirse un poco más cansada. Sus momentos en la ducha la ayudaban a recuperar sus energías así que fue alargando cada vez un poco más esos momentos. No podía imaginar que Diz sería tan dulce que hasta la acompañaría en el baño.

“Me seguía hasta en el baño. Un día tardé un poco más y decidió asomar su cabecita en la ducha”, explicó Brittany.

Enlaces patrocinados

La hermosa perrita necesita corroborar que todo marchase en orden. Su instinto de hermana mayor protectora se había activado por completo y hasta decidió entrar a la ducha para no separarse jamás de su mamá. En un par de semanas, los Johnson darán a luz y la linda Diz podrá conocer al hermanito que tanto ha protegido desde antes de nacer.

No hay dudas de que la linda pitbull y su hermanito humano guardarán un nexo muy especial. ¡Comparte!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!