A pesar del dolor que sufría tras ser atropellada siguió cuidando a sus cachorritos

Los peligros de las calles, para cualquier animalito, a veces son incalculables. No solo pueden recibir ataques de otros animales o de personas crueles, también están sujetos a accidentes lamentables, como lo que le ocurrió a Jessie, una perrita en Sudáfrica.

Por si fuese poco, Jessie no esaba sola. Ella tenía que hacerse cargo de sus cachorros. Un día, la perrita fue arrollada por un vehículo, recibiendo una lesión en la columna que casi la dejó paralizada, sin embargo, ella no se rindió.

Adolorida, Jessie se movía cada día con dificultad para buscar algo de alimento y estar pendiente de sus crías

A pesar del dolor, de la dificultad para caminar, ella no abandonó ni por un segundo a sus cachorros.

Jessie continuó cuidando y protegiendo a sus pequeños del mejor modo posible, a pesar de sus dolorosas limitaciones.

Por suerte, alguien muy pronto entendió que la perrita requería de mucha ayuda

Afortunadamente para ella, pronto una persona generosa se dio cuenta del dolor por el que la perrita estaba pasando y decidió contactar de inmediato a alguien experto para que viniera a ayudarla.

Se le ocurrió que la gente de Sidewalks Specials podían ser los mejores.

Este vídeo te mostrará a una de las madres más abnegadas que posiblemente has visto. ¡Nada impidió que Jessie siguiera cumpliendo su labor!

Pronto los rescatistas llegaron al lugar para llevarse consigo a Jessie, evaluar su condición de salud y encargarse de que la perrita lograra sobrevivir al incidente, así como cada uno de sus perritos.

La madre fue llevada de inmediato a un veterinario y comenzó su proceso de recuperación. En paralelo, Jessie recibió toda la ayuda necesaria en cuanto al cuidado de sus cachorritos, que en suma eran cinco perritos adorables.

Pronto Jessie fue puesta en las manos correctas

Poco a poco, en un lugar amoroso, tranquilo, con la calma de saber que contaba con toda la ayuda posible, Jessie comenzó a avanzar y sus chiquitines Mango, Litchi, Pawpaw, Kiwi y Avo, también comenzaron a crecer muy fuertes, preparándose para el momento en el que fueran adoptados por la familia correcta.

Te hará muy feliz saber que Jessie se recuperó y que al cabo de su recuperación, fue puesta en adopción. Más que ningún otro perrito en el mundo, esta madre amorosa requería de un hogar feliz, paciente, estable, que pudiera darle todos los cuidados y el cariño que su vida en las calles le negó.

Junto a sus perritos no solo recibió todos los cuidados, también un poco de ayuda para encontrar ese hogar para siempre

Gracias a personas amorosas toda esta familia tuvo una segunda oportunidad, de esas que valen su peso en oro y tú puedes multiplicar esta alegría, compartiendo esta historia en tus redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!