Perrita queda paralizada tras sacudirse violentamente del pánico por los fuegos artificiales

Muchas personas piensan que los fuegos artificiales son parte de la celebración de algunas festividades con un espectáculo lleno de luces y derroche de colores, pero cada vez que esto pasa cientos de animales son sometidos a un terrible estrés.

Esto fue lo que le sucedió a Dixie, una hermosa perrita Staffordshire Bull Terrier, que perdió la sensibilidad de sus patas traseras por los fuegos artificiales en la celebración de Nochevieja.

Tras vivir esta terrible experiencia con su mascota, su dueña, Melissa Sinclair, de 28 años, está pidiendo la prohibición de la venta pública de fuegos artificiales.

En la víspera de Año Nuevo, esta hermosa perrita entró en pánico y no paraba de jadear durante las 10 horas de fuegos artificiales.

No sólo perdió la movilidad de sus patas traseras, sino que también sufrió un soplo cardíaco y todavía está bajo el cuidado del hospital veterinario de la Universidad de Glasgow.

“Por lo general, nos vamos fuera de la ciudad, pero estaba trabajando el día de Año Nuevo y los fuegos artificiales comenzaron muy temprano, a las 9:30 p.m. y no terminaron hasta las 7:00 a.m.”

Dixie fue sometida a una cirugía espinal de emergencia para extraer el tejido dañado. Para costear parte de la factura veterinaria de más de 7.800 dólares Melissa retiró la oferta que había postulado para una nueva casa.

Aunque han pasado varios días, Dixie todavía está tan angustiada que no responde a la fisioterapia y corre el riesgo de no poder volver a usar sus patas traseras.

“Era como si tuviera una convulsión. Fue desgarrador. Actualmente no puede caminar y si no recupera la sensación en sus patas no podrá caminar sobre sus patas traseras”.

Melissa no pierde las esperanzas, sin embrago, los médicos dijeron que incluso si Dixie, a quien le encanta jugar al aire libre, recupera la sensibilidad nunca será tan fuerte como antes.

Melissa decidió publicar su historia como un ejemplo del «estrés innecesario causado a los animales» debido a la venta de fuegos artificiales al público.

Son muchos los perros que se han visto afectados a causa de esta costumbre, como le pasó a Suzy, quien se sintió tan aterrada con los fuegos artificiales que sus ojos se reventaron y quedó ciega.

Activistas y muchos ciudadanos comunes piensan que debería haber una prohibición total de la venta de estos artefactos antes de que sean afectados más perros por el uso de los fuegos artificiales.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR UNA TRAGEDIA:

  1. Caminar con ellos durante el día y evitar salir con ellos por la noche.
  2. Tratar de reducir el sonido cerrando las cortinas y todas las ventanas.
  3. Colocar algo de música o el televisor para disimular algunos de los sonidos que hacen los fuegos artificiales durante las horas pico.
  4. Crear un espacio tranquilo para ellos, podría ser desde un baño sin ventanas hasta una caja de cartón.
  5. No castigarlos si tienen miedo.
  6. Distraerlos con golosinas y sus juguetes favoritos.

Melissa ha comenzado una página de GoFundMe para recaudar fondos y ayudar a pagar la cirugía de Dixie.

Melissa también comenzó una petición al gobierno escocés para prohibir la venta de fuegos artificiales y proteger a los animales.

Y de alguna manera reactivar la petición similar que se hizo a la Oficina de Seguridad y Normas del Producto creada por el Gobierno en enero de 2018 para analizar el impacto negativo de los fuegos artificiales, pero que un par de años después ha quedado en el olvido.

Comparte esta nota y apoyemos a los activistas que están pidiendo la revisión de las regulaciones de comercialización de fuegos artificiales como un paso para minimizar la angustia de los indefensos animales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!