Encuentran a una perrita acurrucando a un bebé abandonado como si fuera uno más de sus cachorros

Una perrita puede ser mejor madre que cualquier humano a la hora de ofrecer amor y protección, si de eso depende salvar la vida de una criatura vulnerable que ni siquiera salió de su vientre.

Solemos escuchar que en algunas ocasiones los animalitos en peligro tienen la suerte de encontrarse con humanos compasivos que no dudan en echarles una mano amiga.

Aunque tristemente, no siempre es así, y muchas otras veces, somos los humanos los que pasamos de largo sin hacer nada por salvarlos.

Pero irónicamente, por el contrario, ha sucedido que cuando los animalitos ven a un humano en apuros, sin pensarlo dos veces, acuden como un resorte arriesgándolo todo, como es el caso de esta perrita sin hogar que salvó a un bebé de morir en el frío.

Esta historia es una demostración de la inmensa solidaridad de los perros y de qué está hecho su corazón

bebé

Todo comenzó cuando una madre abandonó a su bebé en el patio de una casa ubicada en Lord Byron del kilómetro 45 de la ruta nacional 3, en Virrey del Pino, Buenos Aires.

La perrita llamada Puti acababa de dar a luz a sus crías, al encontrar al bebé abandonado, indefenso, y tirado a su suerte, su corazón de madre no le permitió quedarse indiferente.

Así que lo llevó consigo hasta un pequeño asiento que ella usaba para mantener a sus crías cobijadas. Lo acogió como si fuera uno más de sus cachorros, porque sabía que la necesitaba, estaba totalmente desamparado.

La perrita no dudó en acoger al bebé como si fuera uno más de la camada

perrita

Puti mantuvo acurrucado al bebé llamado Santino, debajo de ella como un cachorrito más, hasta que el llanto del bebé alertó a los vecinos.

Los médicos dicen que de no haber sido por la perrita, el bebé no habría soportado las bajas temperaturas.

Puti tuvo más instinto maternal con el bebé que la propia madre de Santino

Los vecinos alimentaron a Santino y luego lo llevaron al Hospital Materno infantil Doctor José Equiz. Estuvo internado durante varios días recibiendo atención médica, solo contaba con un mes de vida y sufría desnutrición severa.

Las autoridades lograron dar con la madre tan solo dos días después y fue detenida. De momento, Santino y sus hermanos se encuentran en un hogar maternal.

Los vecinos que encontraron a Santino conocían a la madre, pues tiempo atrás había vivido por la zona y comentan que ya había intentado abandonar a uno de sus hijos en otra ocasión.

El instinto maternal de Puti fue aún más fuerte y salvó la vida del bebé.

«Era la noche más fría,  el estar acurrucado bajo la perrita salvó al bebé. Sólo faltaba que lo amamantara, lo acogió como una cría más», dijo la vecina que escuchó el llanto de la criatura.

Aquí puedes conocer más detalles de este increíble gesto de amor de una perrita que sí supo lo que significa ser madre:

Esta historia no deja de conmover a todo el mundo. A pesar de la desesperación o problemas que pueda pasar una madre, no debería abandonar a un recién nacido a su suerte.

Existen mil maneras de pedir auxilio antes de tirar a la criatura de sus entrañas como si fuera algo desechable.

Por otro lado, nos muestra lo nobles que pueden llegar a ser los animales, tienen un corazón enorme en comparación con muchos humanos que solo saben hacer daño. De no haber sido por esta ¡madraza!, el pobre bebé no seguiría vivo.

Gracias a ella el destino del bebé cambió para siempre y pudo tener la oportunidad de recibir la ayuda que necesitaba.

Los perros tienen un corazón repleto de amor para ofrecer a su alrededor, nada se compara con su sensibilidad por el sufrimiento de otro ser y su capacidad de dar protección.

Más noticias sobre: