Una cerdita huérfana sobrevive gracias a que una perrita la amamantó como si fuera suya

Una perrita gigante de granja y un pequeño lechón se han convertido en la sensación de las  redes sociales después de que se difundieran sus adorables imágenes, pero especialmente tras conocerse la conmovedora historia que hay detrás de esta madre sustituta compasiva y esta bebé que sólo desprende ternura.

Katjinga es una perrita de raza Rhodesian Ridgeback de ocho años, que asumió a la perfección sus deberes maternales para con la gruñona Paulinchen, una adorable cerdita recién nacida huérfana.

Paulinchen fue afortunadamente descubierta a segundos de perder la vida y puesta al cuidado de la perrita, que para su suerte aceptó encantada acogerla como uno de los suyos.

Se enamoraron a primera vista y la pequeña se salvó de un triste destino.

Katjinga vivía en una enorme granja en Hoerstel, Alemania, junto a sus papás adoptivos Roland Adam, de 54 años, y su esposa Editar, de 44.

Fue Roland quien encontró a la pequeñita Paulinchen debatiéndose entre la vida y la muerte. Estaba totalmente débil, luchando por sobrevivir tras ser abandonada por su familia apenas un día después de nacer.

Pero Katjinga no tuvo problema en adoptarla y ejercer sus funciones de madre.

“Los cerdos salvajes corren en nuestras tierras y la cerda había dado a luz a una camada de cinco en nuestro bosque. Encontré a Paulinchen sola y cuando la levanté estaba muy fría. Estaba seguro de que algunos zorros seguramente acabarían con la cerdita esa misma noche, así que la llevé a mi casa y se la di a Katjinga. Acababa de dar a luz a una camada, que ahora tienen 10 meses, así que pensé que había una posibilidad de que asumiera las tareas de cuidar de ella”, dijo Roland.

Los dueños de Paulinchen y Katjinga se enamoraron totalmente al verlas acurrucadas, demostrando al mundo que para el amor verdadero no importan las especies ni las aparentes diferencias.

En un momento se pudo ver a Katjinga incluso amamantando a su nueva hija adoptada como si se tratara de uno más de sus bebés.

Después de todo en un corazón que caben 10, ¡pueden caber 11 sin problema!

“Katjinga es la mejor madre que se pueda imaginar. Se enamoró de la pequeña cerdita. De inmediato se puso a limpiarla como si fuera uno de sus propios cachorros. Días después, ella comenzó a producir leche de nuevo para amamantar a la cerdita. Era evidente que la consideraba su propio bebé”

“¿Mamá del año?… Muy posiblemente”, concluyó Roland.

Daily Mail

El ejemplo que nos dan estas hermosas criaturas es inmesurable.

Definitivamente, en su noble corazón puede caber todo aquel que necesite cariño y cobijo, por más grandes que sean las diferencias. ¡Cuánto por aprender! Compártelo con todos tus amigos.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!