Perrita se queda dormida en el regazo de su rescatista al darse cuenta que al fin está a salvo

Cuando sepas de un animalito que fue rescatado, lo primero que debes preguntarte es: ¿cómo puede haber sido su historia? En pequeña o gran medida, siempre hay detrás de cada uno de ellos una anécdota conmovedora.

El caso de Bella es realmente de admirar. La pobre mascota pasó la mayor parte de su vida en una perrera de concreto en un albergue de animales de una ciudad rumana. Rara vez salía y tenía muy poco contacto con los humanos.

Bella no dudó en lamer la mano de la persona que le ofreció ayuda para vivir mejor

A pesar de estar en un refugio de mascotas, Bella estaba llena de pulgas y su salud no estaba del todo bien. Tenía problemas con el bazo y el hígado.

A pesar de que sus cuidadores sabían de su situación, no se preocuparon por darle el tratamiento que necesitaba.

Bella podría haber pasado toda su vida en la perrera, pero afortunadamente, el grupo de rescate Howl of the Dog intervino justo a tiempo para dar a esta perrita la oportunidad de vivir algo mejor.

La hermosa historia de Bella nos anima a tener fe en el buen corazón de las personas que aman a los animales

Todo sucedió cuando uno de los miembros del personal de Howl of the Dog visitó la perrera y vio a Bella. Extendió su mano y la perrita inmediatamente se la lamió. El perro era dulce y gentil, y ella claramente solo quería que alguien la amara.

Howl of the Dog rescató a Bella ese mismo día. Ellos sabían que había trabajo por hacer, así que decidieron no desaprovechar ni un segundo. Bien se sabe que tratándose de perritos en situación vulnerable, cada segundo cuenta.

Un buen baño ayudó a Bella con su problema de pulgas

La llevaron a su refugio, donde descansó antes de su cita con el veterinario. Bella inmediatamente pareció más relajada que en su nuevo lugar. Parecía haber entendido al instante que estaba siendo rescatada y que estaba a salvo.

Desde el primer momento en que Bella llegó al refugio de Howl of a Dog, quedó claro que el cachorro amaba a las personas. Se sentó justo al lado de su salvador en un sofá. Luego, exhausta por todo lo que había sucedido ese día, se durmió en el regazo de su nuevo amigo humano.

Su confianza en la bondad de sus benefactores fue tal, que no tardó en dormir en su regazo

Estaba tan confiada y aliviada de ser finalmente rescatada, que simplemente se durmió entre los brazos de su benefactor, mientras se dirigían a la clínica veterinaria.

La cita con el veterinario de Bella fue bien: el veterinario le dio a la perrita suplementos para el bazo y el hígado. También le dio un baño medicado que ayudó a deshacerse de sus pulgas y redujo su picazón.

Después de la cita, Bella y su rescatador regresaron al refugio, donde ella se instaló rápidamente. La mascota, que además estaba falta de peso, comió mucha comida. Se relajó y jugó con los otros cachorros en el refugio.

En las pocas semanas que Bella estuvo con Howl of a Dog se transformó en un perro feliz y contento. Ella no ha tenido una vida sencilla, pero con la ayuda adecuada, ahora se recupera de sus pequeños problemas de salud, para muy pronto ser dada en adopción a la familia perfecta.

Ahora Bella va en camino hacia una vida mejor

¿No es maravilloso saber que un perrito menos está en situación de vulnerabilidad? ¡Comparte historias como esta!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!