Permanece semanas junto al cuerpo de su dueña después de que muriera sola en casa

Hay casos terribles que nunca saldrán de nuestras mentes y este es uno de ellos. Se trata de un caso de soledad no solo animal sino también humano. En Hungría una mujer mayor vivía sola junto a su perrita ZsaZsa. Ella era su única compañía y ambas se apoyaban emocionalmente hasta que por desgracia la mujer no pudo más y a los 66 años murió por causas naturales, según la autopsia. La señora murió en su apartamento con la única compañía de su fiel amiga peluda.

ZsaZsa también es mayor, tiene 9 años y no puede valerse por sí misma.

Nadie visitaba a la mujer, por lo tanto, nadie supo que habría fallecido. Solo después de varias semanas algunos vecinos notaron que hacía mucho que no la habían visto salir. No había ido a hacer sus compras durante semanas y no se escuchaba ningún ruido en su hogar, así que decidieron llamar a las autoridades para que verificaran si se encontraba bien. Lamentablemente no era así, encontraron su cadáver y junto a ella estaba su perrita muriendo lentamente también.

Debe ser terrible para un animal ver morir a su dueño y no poder hacer más que morir junto a ella, porque no había nadie para ayudarlas.

ZsaZsa estaba terriblemente deshidratada, llevaba varias semanas sin beber líquido y había podido alimentarse con algo de comida que se encontraba en el hogar, pero no había bebido agua. Estaba tan débil que no podía ponerse en pie, también estaba muriendo literalmente. Ella lo sabía y por eso se había recostado al lado de su dueña. La soledad, la indiferencia y la depresión la harían morir, pero afortunadamente llegaron justo a tiempo.

Según Garbor Pataki, jefe del grupo de rescate Allatmento Liga, ZsaZsa iba a morir en tan solo un par de días.

DailyMail / Reuters

Un perro de la edad de ZsaZsa y con un trauma como ese, hubiese muerto mucho antes pero está claro que ella aún tiene mucho para dar. Los veterinarios han comenzado a hidratarla y a alimentarla de la manera adecuada y ha mejorado poco a poco. De hecho, a pesar del horror que tuvo que vivir, ha empezado a mover su colita.

Espero que consiga un nuevo hogar en el que se sienta querida y que le permitan vivir los años que le quedan llena de amor y compañía.

Comparte esta triste historia y si tienes algún familiar mayor que vive solo, no olvides visitarlo con frecuencia. Vivir en soledad es muy triste

NUESTRO VIDEO DEL DIA

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!