Su perrito de 26 años se convirtió en el más longevo de su país gracias a sus cuidados

¿Desearías que tu perrito fuera eterno? ¿Compartes con él un lazo tan fuerte que no quisiera verlo partir jamás? Pues si has respondido que sí, probablemente quieras conocer cómo ha hecho un irlandés para que su perro de raza border collie de 26 años tenga las mismas energías de cuando era apenas un cachorro.

Este perrito ha superado por mucho las probabilidades de vida de su propia raza y esta es su historia.Perrito

Su nombre es Skippy, el peludo vive en Elly Bay, Irlandajunto a su dueño de 85 años llamado Pattric Geraghty. Este senior adoptó al perrito en el verano del 1996 y aunque algunos crean que se esté equivocando, para Pat esa fecha es imborrable pues ese perrito se convirtió en su mejor amigo.

El abuelo ha cuidado de él desde sus primeras semanas de vida, tras adoptarlo en un refugio de Bellmullet. En ese momento, ni el perrito ni el hombre se imaginaban todo lo que vivirían juntos.

Hoy, casi tres décadas después, se siguen acompañando como el primer día.

Pat comenta que Skippy siempre ha sido un peludo bastante sano y aventurero, pero su condición va más allá de la genética.

Según el American Kennel Club, la esperanza de vida para un perrito de esta raza es de 12 a 15 años, pero Skippy ya ha vivido una década más de lo imaginado por la ciencia.

Este border collie es considerado el perrito más longevo del país y se estudia si darle el récord al más longevo del mundo. Para algunos podría parecer poco 26 años, pero si calculamos según el tiempo de envejecimiento de estos animales, estamos hablando de que Skippy ha vivido alrededor de 146 años caninos.

¿Ahora te siguen pareciendo pocos?

La vida de este perrito ha transcurrido en la cotidianidad del trabajo en los campos irlandeses, Skippy y su humano viven en una granja y toda su vida el can ha acompañado a Pat en las labores diarias como pastorear a las ovejas. Los paseos al aire libre resultaron para el perro una inyección diaria de energía.

El perrito siempre disfrutó correr en los días soleados.

Para su dueño el respirar aire puro y la crianza en el campo han ayudado a alargar la vida del perrito, aunque esas son sus creencias y aun no haya una explicación científica para este caso tan peculiar.

El espíritu de Skippy sigue intacto, aunque ya los años comenzaron a pasarle factura. En el 2020, el perrito presentó sus primeros problemas de movilidad con una lesión de caderas y dificultades en sus patas. Desde entonces, Pat lo asiste las 24 horas del día según lo que el can desee.

Pese a sus problemas, el ánimo del collie no mengua y pasa el día intentando divertirse.

Además de eso, en los últimos meses el perrito presentó perdida auditiva. Ante esa situación, Patrick se dedica aún más a su cuidado.

“Es mi turno de cuidarlo ahora, ya sabes… Fue bueno conmigo cuando tenía salud, pero ya está débil y tengo que darle agua cuatro veces al día y alimentarlo tres veces, pero no me importa”, confesó el anciano.

Esta historia de amistad salió a relucir en las redes sociales, después de que un usuario de Twitter compartiera el caso en su perfil. Aunque algunos dudaron que el peludo tenga realmente esa edad, hay personas que aseguran que el abuelo es dueño del peludo desde la década de los 90’.

No sabemos con exactitud si fue en el 94 que la mascota llegó a los brazos del hombre, pero sin duda que el perrito goza de una larga vida.

El amor que este buen hombre le dio al perrito y la buena vida fueron para Skippy la mejor medicina para la longevidad. El can ya superó por mucho los años que la ciencia estipulan pueden pasar en este mundo y, aunque ya la vejez le afecte, sus ganas de jugar con Pat siguen intactas.

No hay nada que el amor no pueda superar y Skippy es prueba absoluta de eso. Bien hecho buen hombre, tendrás a un gran amigo para la vida eterna.