Perrito abandonado en una inundación se aferró a una ventana con el corazón roto, nadie lo ayudó

Nada justifica dejar a un animalito a su suerte, en medio de una gran catástrofe que pone en riesgo su vida y que puede dejarle secuelas emocionales para siempre. No obstante, esta es la triste realidad que sucede en Tabasco, México, tras una tórrida inundación.

Afortunadamente, existen muchas personas de buen corazón que han sido enviadas a la zona de desastre para rescatar a todos los seres vivos, sin hacer distinción entre humanos y animales, puesto que saben que son estos últimos quienes más los necesitan.

Los miembros de la Marina mexicana recorrieron minuciosamente la región a bordo de una lancha, listos para prestar auxilio a quien lo necesitara, pero nunca imaginaron encontrarse con un peludito lleno de tristeza y conmoción.

Un perrito labrador color caramelo fue dejado a su suerte en la inundación y se encontraba refugiado en lo que probablemente alguna vez fue su hogar, aferrrado con sus patitas delanteras sobre la cerca de una ventana.

Sus ojos demostraban tristeza absoluta

Los ojitos suplicantes del pobre perrito se llenaron aun más de nostalgia cuando el oficial de la Marina comenzó a acariciar suavemente su cabecita, para hacerle sentir confianza y también que ya no debía temer.

Fue el Teniente Demetrio Feria Cruz quien encontró al perrito y, tras hacerlo sentir cómodo, lo ayudó a subir cuidadosamente a la lancha, debido a que se encontraba más que agotado por haber pasado tanto tiempo en la misma posición en el agua.

“Está detenido el pobrecito. ¡Vente con nosotros, hijo! Tiene mucho miedo”, le habló cariñosamente el teniente.

Tras ser rescatado, este perrito se robó rápidamente el corazón de todos en la base naval, especialmente de las tenientes Andrea Guajardo y Paulina Rodríguez, quienes le brindaron mucho amor y cuidados médicos.

Todos lo quieren

“Se le dio el servicio médico de un veterinario. Estaba muy asustado, en un estado muy deplorable y con hambre. Me daban ganas de llorar, el sentimiento fue muy grande”, afirma el teniente Feria.

Ahora, la vida de este peludito, a quien todavía no encuentran nombre, ha dado un giro completo, siendo adoptado por los mismos miembros de la Marina, para ser entrenado como un perro de rescate que ayudará a salvar la vida de muchos animalitos y seres humanos.

“Es totalmente diferente a cómo llegó. Todos aquí lo cuidan mucho, lo quieren, lo ven, juegan con él y eso es lo que está haciendo el cambio”, señaló la teniente Andrea.

Para darle un nuevo nombre, la Marina pide a todos los internautas enviar sus propuestas al email redessociales@semar.gob.mx. Sin duda, muy pronto este perrito estará siendo todo un héroe peludo junto a su nueva familia que jamás lo dejará.

Su vida ha cambiado para bien

Si tu también amas a los animales por encima de todas las cosas y jamás te atreverías a romper su corazón, no te vayas sin compartir esta emotiva historia.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!