Perrito abandonado lame y sonríe a los médicos que lo salvaron de ser comido por los gusanos

Estar solo en el mundo debe ser una de las sensaciones más penosas y terribles en esta vida. Saber que no hay nadie que se preocupe por ti o que te brinde un gesto de amor es bastante triste, y más aún si aunado a eso eres blanco del desprecio de algunos.

Esto y más padeció un perrito recatado en Goochland, Virginia, a quien han bautizado como Mash.

Al parecer, el peludo estaba listo para despedirse de este mundo y decidió reposar en el patio trasero de una residencia. Quizás para él ese era un buen lugar para morir, al menos alguien podría recoger su abatido cuerpo.

Esta parece haber sido la decisión más sensata del animalito, pues el dueño de la residencia lo encontró antes de que diera su último suspiro y buscó ayuda. El hombre llamó a la oficina de Protección Animal y fueron al rescate.

La escena que encontraron los funcionarios fue terrible, el perrito no sólo parecía estar desahuciado sino que los gusanos se lo estaban “comiendo vivo”. 

“Cuando Mash entró por primera vez al refugio, claramente no sabía que sólo queríamos ayudarlo. Después de más de dos horas de remover y eliminar gusanos vivos que se habían comido su piel, le dimos un baño medicado y le comenzamos a administrar antibióticos, medicamentos para pulgas y garrapatas y control del dolor”, dijo la veterinaria Lori Elliott.

Las curas que debieron hacerle a Mash fueron bastante intensas y el perrito se veía claramente tenso. Sin embargo, los especialistas saben muy bien cómo hacer su trabajo y poco a poco se fueron ganando su confianza hasta el punto de buscar los modos para agradecerles por las atenciones.

“Estaba asustado pero la siguiente vez que nos vio, se dejó caer y nos mostró su vientre lesionado con un movimiento de cola y una lamida”, dijo Elliott.

El hombre que encontró a Mash en su patio declaró no haberlo visto antes y el perrito tampoco tenía chip, así que los rescatistas no saben absolutamente nada de su historia más que el evidente dolor que refleja su cuerpecito.

Aunque el camino de sanación de este peludito es largo, todos agradecemos que haya sido rescatado. Mash ya no tenía fuerzas para luchar pero la ayuda de todos le permitió recobrar sus ganas de vivir y una Fundación se encargará de ayudarlo en todo el proceso para que pronto sea un perrito sano y encuentre una familia amorosa.

Ninguna criatura merece vivir en la condición tan terrible en que Mash fue encontrado. Comparte esta historia y que la carita de este peludo anime al mundo a ayudar.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!