Perrito callejero insiste en interrumpir al soldado de guardia y él se ve obligado a responder

Un militar es un hombre recto y entrenado para defender la soberanía e integridad territorial de su país, por lo cual está capacitado para el manejo de todo tipo de armamento. Pero estos hombres también tienen un corazón que siente y palpita, así que no pueden evitar conmoverse ante ciertas situaciones o la presencia de determinadas criaturas.

Enlaces patrocinados

En esta ocasión ha sido un perrito el que robó el corazón de un uniformado.

En medio de una guardia, un miliciano peruano fue sorprendido por un peludo callejero que no sólo decidió alegrarle el día sino que lo acompañó durante toda su jornada como un amigo fiel.

El can llega y se para entre dos soldados pero él parecía saber mucho más que cualquier humano y va hacia el sujeto que el sabría le daría algo de amor.

El hombre no se resiste a su carita tan tierna.

El militar firme y de postura rígida decide en principio ignorarlo pero el can insiste y apoya la cabeza contra su pierna como suplicándole atención. Ese simple gesto lo enterneció, el soldado decide romper con el protocolo de su guardia y se aleja de la escena. Pero el perro insiste y va tras él dando saltitos, así que el militar se agacha para acariciarlo.

En medio de la gente había un transeúnte grabando la escena, al parecer el cachorro tenía largo rato insistiéndole al uniformado para que lo consintiera y este último no pudo resistirse. Las personas que estaban en el lugar se emocionaron tanto por lo tierno del momento que la grabación fue colgada en la red TikTok, en la cual rápidamente se viralizó.

«Ven acá, campeón»

Enlaces patrocinados

En el resto de la grabación se observa que una vez el soldado acaricia al can parece ser él quien ahora no quiere separarse, el sujeto se agacha en repetidas ocasiones para tocarlo y jugar con el peludito.

El trabajo ya estaba listo, el cachorro se ganó su corazón.

Según aseguró la persona que subió el vídeo, el soldado hizo el intento de llevar consigo al perrito pero en el cuartel tienen reglas estrictas y la posibilidad de la adopción no se concretó.

La verdad es una lástim, pues estamos seguros que el hombre habría hecho un buen papel como dueño de este animalito, pero ambos tendrán que conformarse con hacerse compañía durante las guardias del soldado.

Enlaces patrocinados

No importa cuál sea la profesión, la bondad y el buen corazón no se camuflan. Comparte la bella historia de este encuentro en tus redes y envíale tus bendiciones a estos nuevos amigos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!