Perrito sobrevive y se recupera sorprendiendo a los veterinarios tras ser dejado en una bolsa

Un perrito es ese amigo incondicional que siempre estará para alegrarnos, regocijarnos con su lealtad y demostrarnos el más puro amor.

Sin embargo, para algunas personas estos hermosos seres pueden parecer una carga, lejos de pensar que siempre hay opciones si ya no puedes o no quieres a tu perrito cerca, optan por abandonarlos y darle el peor de los tratos hasta casi causarles el peor final.

Perrito al borde de la muerte disfruta de una segunda oportunidad.

perrito

Si bien no para de sorprendernos la crueldad de algunas personas y la constante necesidad de tratar mal a los animalitos, creemos profundamente que son muchísimas más las personas de buen corazón que apuestan por el bienestar animal y luchan para que sus vidas transcurran en total armonía.

Esta es una de esas historias que empiezan de una manera amarga y nos arruga al corazón al saber que un perrito sufrió tanto, pero por fortuna, aparecieron ángeles terrenales quienes hicieron todo lo posible por salvar su vida.

El perrito fue abandonado en una bolsa negra, tirado en medio de la carretera como si fuera basura, estaba muy golpeado, gravemente herido. Evidentemente quién le hizo esto lo dejó con total la intención de que muriera.

El incidente ocurrió en Transilvania, Rumania, conmoviendo a todos los activistas y defensores de animales quienes rápidamente unieron fuerza para salvar al indefenso perrito.

Cuando sus rescatistas lo encontraron, una de sus patitas estaba muy lastimada, tenía una severa fractura, su pelaje estaba muy sensible, también tenía algunas laceraciones que no de ser tratada a tiempo, podía infectarse y emporar su situación.

La desnutrición y deshidratación eran evidentes, pero ganas de vivir eran mayores así que luchó como todo un campeón.

Ahora se encontraba luchando por su vida y confiando en las nuevas personas que lo estaban salvando.

El perrito fue trasladado de emergencia a un centro de bienestar animal en Transilvania, donde recibió atención médica veterinaria de los mejores profesionales en el área.

Tras realizarle varios estudios los veterinarios confirmaron que tenía una lesión cerebral grave. Su diagnóstico era bastante delicado pero no estaban dispuestos a darse por vencidos.

Respiraba, y mientras su corazón latiera el personal de la clínica veterinaria lucharía por estabilizar sus signos vitales. Helen Taylor, quien se convirtió en su principal custodio, dijo al respecto:

“Se supone que este pequeño perrito fue severamente maltratado, tratando de quitarle la vida”.

Sus cuidadores decidieron llamarlo Anora, que significa «Luz». Para ellos, este valiente perrito tenía una fuerza interior y un espíritu de sobrevivencia que lo alentaban a seguir con vida.

No fue un proceso rápido, mucho menos sencillo, hubo momentos con muchos altibajos en los que sus cuidadores pensaron que lo habían perdido, pero la luz de Anora seguía encendida y poco a poco tomó fuerza hasta brillar como nunca y recuperarse por completo.

Todo esto fue posible gracias a los cuidados y el infinito amor que recibió por parte del personal de la clínica veterinaria. Cuando su salud se estableció, fue trasladado a Reino Unido, allá lo esperaba una familia que sin conocerlo ya lo amaba, estaba ansiosa por darle los mejores años de su vida.

Helen Taylor es su madre adoptiva, ella pautó una operación para mejorar la lesión de su patita, afortunadamente, fue todo un éxito y Anora se recuperó mucho antes de lo que todos esperaban.

Anora se ha convertido en un valiente perrito, ama correr por todas parte, es fuerte pero sobre todo, muy amoroso. Su vida cambió por completo y para siempre.

Pasó de estar al borde la muerte, a disfrutar de una vida amorosa y completamente feliz al lado de una verdadera familia.

Esta hermosa alma peluda disfruta de una nueva oportunidad gracias a alguien que decidió ser instrumento de luz y amor en su vida. ¡Adopta!