Su perrito enfermo estaba a punto de cruzar el arcoíris, así que lo llevaron al viaje de su vida

Para una familia no hay nada más importante que darle los mejores momentos a su amado perrito, quien ya alcanzó una edad madura y naturalmente, cruzará pronto el arcoíris canino.

Y es que si algo es indudable es que la presencia de un perrito supone una gran responsabilidad, pero también es una de las mejores experiencias que los humanos puedan tener.

Quienes abren su corazón, sin pasar demasiado tiempo, convierten a los peludos en uno más de la familia.

Familia organizó el viaje de su vida para que su perrito enfermo tuviera los segundos finales más felices

perrito

Esta es la historia de una familia y su amada bola de pelos, que tiene 105 años caninos, una edad bastante avanzada pero con un corazón joven y dispuesto a seguir disfrutando de los días que le quedan al lado de quienes lo aman tanto.

Este perrito está pasando por un proceso natural de su adultez, por lo que ya no tiene la misma energía de cuando era más joven, su cuerpo está cansado pero su el brillo de su mirada sigue cautivando a sus padres adoptivos.

La familia sabe que el tiempo con su perrito se acaba, por lo que decidieron escapar un rato de la fría lluvia del oeste y organizaron un viaje especial por carretera para pasar tiempo de calidad con Poh, su amada bola de pelos.

El principal objetivo era que el perrito tuviera la oportunidad de mojarse sus patitas en el Océano Pacífico. Así que condujeron hasta llegar el destino.

Poh se cansa con facilidad, así que visitó varios lugares desde un carrito especial.

Poh pudo contemplar cada paisaje y disfrutar de la vista desde un carrito especial que su familia adquirió para él. Entre los lugares visitados estuvo la icónica estatua de Buda en Peace Demesne en Sedona-Arizona. Al respecto, un miembro de la familia comentó:

“Este viaje a Sedona ha sido grandioso para mi espíritu”.

Poh es tan consentido y amado por su familia, que en el viaje le regalaron pequeños mensajitos especiales para él. Uno de ellos dice:

“¡Regalé tiempo! Todos los días mi mamá me hace esto. Mi estómago es tan sensible que tiene que cocinarme comida fresca todos los días”.

Entre sus comidas favoritas se encuentra el arroz con una mezcla se suplementos, esto le ayuda a aplacar el dolor de estómago.

Es el rey de la casa, así que su familia lo deja dormir en la cama matrimonial y arroparse con suaves colchas.

Él parece reconocer que su familia le da un trato especial y disfruta cada momento. Qué bonito es saber que una familia se tomó el tiempo de planificar un viaje especial para su perrito.

A pesar de que su cuerpecito está cansado no deja de sonreír ni conquistar a todos con su dulce mirada.

Hoy día hay muchas alternativas para poder viajar con nuestro perrito. Gracias a la existencia de aplicaciones y webs podemos conocer un amplio abanico de posibilidades y visitar esos lugares turísticos junto con nuestro travieso peludo.

Hay muchos servicios que ofrecen alojamiento, guarderías caninas, paseos por horas, o incluso cuidadores caninos que son parte del viaje.

Nos encanta saber que esta familia se haya informado y hayan decidido darle ese viaje especial a un perrito, que con su ternura y travesuras caló en sus corazones. Nada como pasar los años dorados siendo consentido y amado hasta el último de sus días.

Nadie da lo que no tiene en su corazón y esta familia tiene  mucho amor para darle a quien hizo de sus vidas algo realmente extraordinario. No hay excusas para no viajar con los perritos. Vale la pena salir de la rutina y disfrutar de la familia completa.