Consiguió una familia, pero extrañaba tanto a su madre adoptiva que escapó para volverla a ver

Trabajar como voluntario en un refugio tiene muchas ventajas, como estar rodeado todo el tiempo de animales maravillosos que no se dan por vencidos ante las adversidades. Sin embargo, esto hace que sea aún más difícil despedirse de ellos cuando consiguen a una familia que se los lleva a casa.

Esta fue justamente la historia de Geoffrey, un perrito que se encariñó mucho con su cuidadora en el refugio PinkyPawsResQ, quien muy tristemente le tuvo que decir adiós cuando él consiguió una familia que lo acogió en su hogar para darle la vida que siempre mereció.

Geoffrey era la sombra de su cuidadora en el refugio

Aunque Geoffrey lo tenía todo en su nuevo hogar, para él había algo que hacía que todas esas comodidades no fueran tan placenteras como deberían haberlo hecho sentir, pues el pequeñín extrañaba mucho a su cuidadora en el refugio.

Al pobre perro se le veía con un semblante muy triste, y generalmente daba aullidos melancólicos cada vez que veía por la ventana, como si esperara que su cuidadora llegara su nuevo hogar para llevárselo.

Él miraba por la ventana, como esperando a que llegaran a buscarlo

Fue entonces cuando el abatido Geoffrey pensó en un plan que en su cabeza era infalible, escapar de su nuevo hogar para ir a reencontrarse con aquella amorosa trabajadora del refugio.

Sin esperar mucho tiempo más en su hogar, lo puso en marcha; pero una vez en el camino las cosas se tornaron más difíciles de lo que pensó y terminó perdiéndose por varios días. Entre su mala fortuna, incluso un auto acabó por atropellarlo, pero su voluntad de hierro no permitió que nada de eso detuviera su búsqueda.

Mientras tanto, su cuidadora del refugio lo estaba buscando también

En el otro lado de la historia, sus dueños habían contactado a la trabajadora del refugio y le contaron lo que había sucedido, por lo que la mujer, sin titubear, salió en búsqueda del desesperado perrito. Aún sin tener una pista concreta, ella comenzó su búsqueda, y utilizando las redes sociales del refugio, pidió ayuda a las personas para localizar el paradero del pobre Geoffrey.

Después de varios días, una muy buena pista del paradero de Geoffrey apareció escondido en un tenebroso depósito, por lo que su cuidadora fue inmediatamente a verlo. Al llegar al lugar, el perrito estaba escondido bajo una máquina completamente petrificado, pues no quería salir del sitio. No fue hasta que ella comenzó a llamarlo que el pequeñín salió muy feliz a su tan ansiada reunión.

Dog Runs Away From New Home To Find The Woman He Loves

This little dog missed his foster mom so much that he ran away from home — just so he could find her ❤️ (via Dodo Impact)

Publiée par The Dodo sur Mercredi 16 août 2017

Geoffrey por fin había logrado su cometido

A pesar de que la casa en la que habían adoptado a Geoffrey era perfecta, su cuidadora sabía que no era correcto enviarlo de vuelta, y decidió de una vez por todas quedarse con él para siempre. En la actualidad el perrito vive con ella y disfruta mucho de la compañía de los perros que son acogidos mientras consiguen un nuevo hogar.

Ahora él vive muy feliz en su nuevo hogar permanente

PinkyPawsResQ

El amoroso Geoffrey ahora tiene el hogar perfecto y todo gracias a que está al lado de la persona a la que más adora.

¡Comparte esta historia con otros para que comprendan que el amor de una mascota no tiene límites, ellos darían todo por nuestra compañía!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!