Perrito esperó triste y solito en un bote a la deriva, estaba seguro de que su dueño volvería

El afrontar lo síntomas del coronavirus, especialmente cuando éstos se agravan, es algo que puede ser realmente angustiante. Ya no sólo por tanta incertidumbre de si saldremos con vida de esa dura batalla, sino porque muchas veces, quienes más sufren son nuestros familiares que se quedan a la deriva, y entre ellos se cuentan, cómo no, nuestras amadas mascotas.

Es un drama al que se están enfrentando cientos de animalitos después de que sus dueños resultaran infectados por el COVID-19. Cuando se trata de personas mayores o solas, que no tenían más familia que sus perritos o gatitos, tristemente esas criaturas se quedan solas, tratando de sobrevivir como pueden, sin que que nadie haga mayor cosa por asegurarles su destino. ¡Es muy desgarrador!

Ciertamente, muchas organizaciones animalistas están tratando de cambiar ese triste panorama, yendo a su rescate, pero la verdad es que las cifras de animales abandonados les supera.

Pero con un poco de suerte, a algunos la vida les sonríe mucho más de lo que esperaban…

Es lo que le pasó a un pobre perrito que quedó triste y solo a la deriva en un bote en el mar.

Los hechos sucedieron en el condado de Manatee, Florida. El pastor alemán era el único fiel amigo de su dueño, un hombre que llevaba navegando sobre aguas estadounidenses.

Juntos mataban el tiempo, bajo el ruido de las olas, en medio de alucinantes atardeceres, escribiendo una historia de amistad y lealtad envidiable.

Pero lamentablemente, de un momento a otro, con el coronavirus todo cambió. A pesar de que extremaron las medidas, su dueño empezó a experimentar síntomas relacionados con el virus. Mientras tanto, el juicioso perrito, no se apartaba de su lado, brindándole todo el apoyo que necesitaba.

Hasta que un día el hombre se agravó y tuvo que ser llevado de emergencia al hospital, con sospecha de tener coronavirus, como así realmente fue. Todo fue tan rápido, que lo único que el hombre alcanzó fue a dejarle comida suficiente a su perrito para que no pereciera y una última caricia en forma de despedida.

En el fondo se le partía el alma de tener que apartarse de su mejor amigo así…

El perrito se enfrentó a la prueba de amor más dura de su vida, pero él esperaría hasta el fin de mundo, sabía que su dueño volvería…

Fue así como el pastor alemán tuvo que quedarse solo en esa casa flotante, pero desde luego que abandonarlo no era una opción.

El hombre inmediatamente se comunicó con la oficina del Sheriff de Martin County (MSCO) para pedir auxilio, les contó su situación y pidió misericordia con su perrito, alguien tenía que ir a salvarlo porque no sabía realmente cuándo saldría del hospital.

Pensó que no le tomarían mucha atención debido a la crisis del coronavirus, ya que todos estaban desbordados, especialmente en Florida, uno de los estados más afectados.

Sin embargo, la respuesta que recibió de la unidad Marina de MSCO, lo dejó sin palabras.

«El propietario de una embarcación a bordo de un barco de fondeo anclado en el Manatee Pocket hizo un pedido desesperado a MCSO para que rescatara a su perro después de ser hospitalizado por un posible COVID-19. La Unidad Marina de MCSO trabajó con los Oficiales de Servicios de Animales para crear un plan que garantice la seguridad de los oficiales que abordan el bote y el rescate del animal varado», escribió MSCO en su página oficial.

«El equipo se vistió con equipo de protección personal completo y se dirigió a la embarcación, donde abordaron el bote y localizaron al perro. El animal fue retirado del bote y llevado de vuelta a la orilla», agregaron.

Gracias a las señales del hombre pudieron dar sin problema con la embarcación y el perrito angustiado, pronto entendió que esos héroes estaban ahí para salvarlo.

Uno de los oficiales se ganó su confianza y su gran gesto quedó sellado en un tierno beso al peludito para mostrarle que todo estaría bien.

Luego comunicaron que los oficiales de Servicios de Animales llevaron al perrito a un refugio, donde permanecerá bajo su cuidado mientras su dueño se recupera del virus.

«Buen trabajo de un equipo increíble dedicado a hacer el trabajo, a pesar de las circunstancias», concluyó MSCO en su comunicado.

Lo que hicieron estos oficiales por el perrito y su dueño enfermo y preocupado, no tiene precio. En medio de la pandemia, estas historias deben servir de estímulo para que todos los dueños tomen conciencia de lo que sufren los animalitos si llegan a separarse por un solo minuto. Ellos merecen que los amemos hasta el final. ¡Compártelo!

 

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!