Pequeño perrito está tan feliz de que su familia se acordó de su cumpleaños

Para hacer feliz a un perrito no se necesitan de grandes lujos, estos nobles seres son tan agradecidos que solo basta prestarle atención, darles un lugar para comer y dormir, pero sobre todo, demostrarles verdadero amor para que tu peludo sea feliz por siempre.

Ellos te devolverán ese amor multiplicado en forma de fidelidad y gratitud que puede ser infinita.

Un feliz perrito se emociona al celebrar su cumpleaños.

perrito

Todos los amantes de los perritos tienen como prioridad hacerlos felices y recordarles con pequeños gestos de amor que no son solo una mascota, sino un miembro muy importante de la familia.

Por ello, hay quienes deciden celebrarle su cumpleaños con una pequeña fiesta con grandes dosis de amor para el peludo homenajeado.

Su familia le hizo un pastel para perros y realizó algunas decoraciones, era un día muy especial.

Esta es la historia de Odín, un perrito de pequeñas patas que no para de mover su colita cada vez que está feliz.

Esta adorable bola de pelos vive junto a su familia en México, fue adoptado hace tres años y desde entonces, se ha convertido en el consentido de la casa y el principal protagonista de tiernas y divertidas anécdotas. Joyce Cetina, la hermana humana de Odín, comentó al respecto:

“Es un compañero muy fiel. Le encanta abrazar y jugar”.

Hace poco, cumplió años y sus padres decidieron sorprenderlo con una fiesta en casa para demostrarle cuánto lo aman.

Para esta familia, todo cambió por completo desde que el pequeño Odín formó parte de su hogar, así que celebrar su vida fue la ocasión perfecta para registrar uno de los momentos más conmovedores.

Su tierna expresión reflejaba lo feliz que estaba.

Con coloridos adornos y un hermoso pastel para perros, adornaron el lugar para revelarle la sorpresa al consentido de la casa. Cada detalle estaba preparado para que el pequeño Odín pudiera disfrutar de su día.

Estaba tan feliz, que no dejó de sonreír y mantuvo una adorable expresión durante todo el compartir.

“Al principio estaba un poco confundido, no entendía de qué se trataba. Entonces vio que la atención estaba centrada en él, y que el pastel era para él. Estaba muy feliz”, dijo Joyce.

La celebración no podía terminar sin cantarle la canción de feliz cumpleaños, así que su madre adoptiva puso al perrito cerca de la mesa donde estaba el pastel, el resto de la familia lo rodeó y todos cantaron el cumpleaños.

El pequeño Odín estaba realmente emocionado, tenía toda la atención de sus personas favoritas.

No solo festejaron su aniversario sino todo el amor que sienten por el perrito.

Después de cantar, se tomaron algunas fotografías y Odín recibió muchos regalos, aunque las cosas materiales complementaron la felicidad del perrito, su familia destaca que lo que más disfrutó fueron todos los besos y abrazos que recibió.

Para este perrito lo más importante es todo el amor que recibe de su familia.

Si bien la familia estaba festejando el cumpleaños de Odín, para ellos el mejor regalo del mundo fue haberlo adoptado hace tres años cuando acogieron a un perrito miniatura que transformó por completo sus vidas. Joyce comentó al respecto:

“Por supuesto, Odín es amado y mimado durante todo el año. Pero para nosotros, este es un día importante porque es el día en que él entró en nuestras vidas. Nos hace muy felices”.

Es innegable que los perritos pueden hacer que el tiempo con ellos sea una válvula de felicidad tanto para los peludos como para las personas.

Estos ángeles de cuatro patas son sinónimos de amor, calma y felicidad. Ojalá todos los perritos del mundo tengan con quien celebrar la vida y recibir esa dosis de amor que tanto merecen.

Más noticias sobre: