Perrito lucha contra la corriente para salvar de morir ahogado a un niño que ni conocía

Nunca sabemos cuándo será el momento exacto en que podamos salvarle la vida a alguien, mucho menos que nuestra adorable bola de pelos sea el protagonista de una heroica acción.

Algo que ha experimentado recientemente una familia después de que su perrito Max salvara a un niño en apuros en medio del mar.

El perrito vive con su familia en Port Noarlunga, Australia.

Antes de que Max fuera adoptado por Jamie y Rob Osbon, tuvo que tolerar un pasado con días muy difíciles, sus antiguos dueños lo tenían abandonado en un patio sin recibir la atención necesaria ni mucho menos un gesto de cariño.

Su vida cambió por completo tras ser rescatado y adoptado por la pareja que le ha brindado todo el amor que se merece. Jamie Osborn comentó al respecto:

“Cuando lo adoptamos no le gustaba que lo acariciaran. Si lo palmeábamos demasiado, se levantaba y se alejaba. Ahora es un perro completamente diferente. ¡Siempre está feliz! Max es realmente cariñoso, nos da mucho amor y alegría”.

Los días tormentosos de Max son cosa del pasado, ahora pasa sus días dentro de su nueva casa con personas que lo tratan como un miembro más de la familia.

Max es una mezcla de Staffordshire terrier y bulldog.

Entre todas las cosas que disfruta hacer, especialmente ama dormir en la cama con su hermano Nev de 11 años, chapotear en el agua e ir de paseo.

Su amor por la playa es tan grande que su familia le compró un chaleco salvavidas para que no se cansara tanto nadando, la pareja tienen kayaks así que mientras ellos reman el dulce Max disfruta del agua con su chaleco salvavidas. Al respecto Jamie comentó:

“A Rob le gusta surfear y hacer esnórquel, por lo que a menudo se puede ver a Max en la playa pasando el rato con los surfistas esperando una ola”.

Fue en uno de estos días de disfrute con la familia en la playa que Max salvó a un niño, el pequeño entró en pánico y en lugar de nadar en paralelo hacia la orilla quedó atrapado en la corriente.

Afortunadamente, el perrito estaba cerca y respondió al llamado que Rob le hizo para que ayudara al niño.

“Max estaba nadando, usando su chaleco salvavidas, pasándolo muy bien cuando el niño se metió en problemas. Estaba haciendo lo que más le gusta: nadar”, dijo Osborn.

El valiente perrito luchó contra la corriente y nadó obedientemente hacia el niño quien se sujetó del chaleco salvavidas. Increíblemente lo llevó hasta la orilla de la playa.

Como si fuera poco, después de este incidente Max volvió actuar como el mejor salvavidas después de ayudar a un amigo de Nev que también se vio en apuros.

Ante su heroica acción recibió muchos abrazos y golosinas extras, Max no es solo un perrito feliz sino un héroe. Su familia está más que orgullosa de tener a un perrito tan valiente.

Sin duda, los perritos no solo son nuestros mejores amigos sino esos héroes que todos necesitamos en casa. ¡Comparte!