Perrita no duda en compartir sus juguetes favoritos con su nueva mejor amiga: una gallina ciega

Son muchas las familias que tienen un amor profundo por los animalitos y están dispuestos a darle lo mejor sin importar las limitaciones que estos puedan tener. Peri es una adorable gallina que fue adoptada cuando solo tenía unos días de nacida, después de unos meses la pequeña gallina contrajo una infección ocular que le trajo difíciles consecuencias.

Por mucho tiempo le dieron medicamentos e incluso la llevaron a un especialista para poder ayudarla pero nada funcionaba.

A los seis meses de nacida Peri contrajo la infección.

Lamentablemente, le informaron que la pequeña Peri tenía ceguera permanente. Su familia devastada solo quería darle lo mejor y asegurarse que nada le impidiera continuar con sus actividades. La madre de Peri, Crista Hubbard comenta:

«Hicimos ajustes para ayudarla cuando perdió la vista: cuencos en una alfombra que hace ruido, barras especiales de bajo perfil, una otomana extra grande para ´mirar´ la televisión con nosotros por la noche y otomana extra grande en nuestra habitación, al lado de nuestra cama, para su cama”.

Peri necesitaba mucha atención, sobre todo porque la diagnosticaron desde muy pequeña y no tiene noción del espacio en que se encuentra.

Su condición la ha llevado a convertirse en la gallina más dulce y tierna, por suerte, cuenta con una familia que está dispuesta ayudarla en todo lo que necesite.

Su familia contrató una niñera de gallinas para ayudar a la pequeña Peri.

Peri no solo cuenta con sus padres humanos, la familia tenía otra tierna mascota que se ha convertido en su principal protector.

Se trata de Taj, su hermano pitbull que desde el momento en que se dio cuenta que Peri era diferente ha demostrado su fidelidad y solidaridad todo el tiempo.

Taj y Peri se hicieron inseparables.

El tierno perrito nunca dejaba sola a su pequeña hermana, crearon un vínculo tan fuerte que tomaban el sol y dormían juntos.

Así pasaron 8 años de hermosa amistad hasta que Taj fue diagnosticado con cáncer y tuvo que abandonar nuestro mundo para ascender a uno mejor y convertirse un protector celestial para su hermanita Peri.

Sin su amigo Peri se sentía totalmente sola y desorientada.

El perrito se había convertido es una pieza fundamental en la vida de Peri, su familia decidió adoptar otro pitbull para intentar hacer feliz a la pequeña gallina.

Por suerte, desde el momento en que llegó el perrito a la casa, a Peri le cambió el ánimo y estaba feliz de tener un nuevo amigo.

Gracie es su nueva amiga, siempre le busca los juguetes a su pequeña hermana.

Cada que Gracie ve a su hermanita desorientada le ayuda a buscar los juguetes para que se entretenga. La tierna gallina está muy agradecida con su nuevo mejor amigo, pero sobre todo, por cada gesto que hace el perrito para hacerla sentir mejor.

La misión de Gracie es mantenerla a salvo y feliz por el esto de su vida, dos almas tan distintas pero con un mismo sentimiento se ha encontrado para pasar el resto de sus vidas juntas.

Por favor, no dejes de compartir esta nota en tus redes y hagamos posible que miles de personas conozcan la tierna amistad entre dos animalitos que no ven diferencias sino solo la oportunidad de amar.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!