Un perrito preocupado mira a su papá cómo intenta «salvar la vida» de su juguete favorito

Cuando los perritos tienen la dicha de contar con personas que los amen y consientan como a un miembro más de la familia, ellos amarán no solo a sus dueños sino a todos los juguetes que hacen sus días más alegres y divertidos. Nuestra historia trata sobre Leo, un consentido perrito que tiene un vínculo especial con su juguete

 Leo no solo adora a su familia sino a su peluche que lleva a todas partes.

Todo aquel que tiene mascotas sabe que cuando un perrito tiene un juguete especial se convierte en su mejor herramienta para drenar energía y pasar horas mordiéndolo. Hayley Alaxanian es la dueña de Leo, comenta que su perrito tiene un peluche que es su amigo fiel.

 Recientemente un incidente interrumpió la diversión entre Leo y su juguete.

Un día cualquiera de diversión ocurrió la tragedia. No se sabe cómo Leo abrió accidentalmente su peluche dejándole un agujero que exponía todo su blanco y delicado relleno.

Una lesión que pone en peligro la vida de cualquier juguete de peluche.

Afortunadamente el padre de Hayley estaba cerca y como todo gran padre salió al rescate para ayudar al perrito que evidentemente estaba muy triste por lo que había pasado.

“Mi papá le quitó el juguete y lo guardó para que no pudiera alcanzarlo, pero él estaba llorando y tratando de alcanzarlo. Fue entonces cuando mi papá decidió sacar su kit de costura  y comenzó a coserlo de nuevo”.

Mientras el padre intentaba volver a su estado natural el peluche, Leo no dejaba de ver preocupado cada punzada.

El padre era inexperto en el manejo de estos instrumentos.

Nunca antes el padre de Hayley había realizado tal maniobra para salvar a un juguete. Fue la primera vez que su hija lo vio coser un peluche, afortunadamente la espera valió la pena y el juguete salió victorioso de la operación brindándole felicidad infinita al consentido perrito.

Leo no puedo haber estado más feliz.

The Dodo

Después del incidente, el travieso perrito quizá tenga un poco más de cuidado a la hora de jugar con su peluche favorito. Aunque el futuro del peluche sea incierto de lo que sí estamos seguros es que el padre de Hayley estará ahí para ayudar si surgen lesiones. Leo ha demostrado que el amor incondicional no solo es para sus dueños sino también para su juguete.

Comenta con tus familiares y amigos sobre esta tierna historia y ayúdanos a compartirla para que más personas se arriesguen a hacer todo por sus perritos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!