Perrito que sólo tenía a su dueño en esta vida lo espera cada día sin saber que ya no volverá

Los lazos que nacen entre los perros y sus humanos es mayor que en cualquier otra especie, sin mencionar la fidelidad que los caracteriza. Una prueba viviente de ello, se evidencia en un perrito en México que espera todos los días a su humano, pero lo que él no sabe es que nunca volverá.

Jacob es un perrito mestizo que de pequeño deambulaba por las calles, de la colonia Olivares, en el municipio Hermosillo, del estado de Sonora. 

Un hombre que trabajaba como guardia de seguridad lo adoptó desde cachorro, cuidaba de él todos los días. 

La relación entre los dos estuvo colmada de mucho amor, el perrito pasó prácticamente toda su vida con el buen hombreLa fidelidad del can era fuera de serie, lo acompañaba al trabajo todos los días y lo esperaba a la salida para irse juntos a casa.  

¿Qué más podía pedir el animalito? Tenía un hermoso hogar, una familia que lo colmaba de cariño y cuidados, pero una fatídica noche cuando el guardia salía de cumplir sus funciones, se encontró con dos personas que estaban riñendo, y al intentar separarlos fue herido mortalmente. 

De eso ha pasado año y medio, pero Jacob sigue esperando a su querido amigo todas las noches, con la esperanza de verlo de nuevoCada día se sienta en la acera y se queda mirando hacia la puerta del local donde trabajaba su humano. Cuando cae la noche, y el cansancio lo vence, se acuesta y se duerme. 

Así van pasando todos sus días, y la tristeza infinita que siente se refleja en su rostro, y en su ya envejecido cuerpo. Una vecina del sector, de nombre Heydi Rivera, se ha dado cuenta de lo que está viviendo el animal, y empezó a averiguar las causas que lo hacen vivir de esa manera. 

Heydi es una amante de los perros y pone todo su empeño para salvarlos de las calles

Se conmovió al enterarse de los tristes acontecimientos que le tocó vivir al fiel perrito. A Jacob se le llamó el Hachiko de Sonora, por la similitud de su caso con lo sucedido al conocido perro japonés, que durante nueve largos años esperó a su humano fallecido, en  la estación de trenes donde siempre se encontraban después del trabajo.  

“Jacob, todas las noches va a esperar a su amo a las afueras de su trabajo como esperando verlo salir y regresar juntos a su casa. Al ver que su amo jamás sale se retira y refugia en la banqueta de una casa”, comentó Heydi.

La mujer está muy preocupada por la vida que está llevando el solitario animalito, no la está pasando nada bien, vive de los cuidados que pueden prestarle eventualmente algunas personas y el riesgo que corre en la calle es muy grande.   

“Ya fue atropellado en la calle y atendido en la veterinaria. Lo puedo alimentar y los señores de la casa también le ofrecen sobras de su comida, pero eso no es suficiente. Él necesita una familia un hogar donde pueda pasar sus últimos añitos sintiéndose amado”, añadió la mujer.

El original Hachiko, quien esperó por años en la estación de tren a su amo

Heydi y varios vecinos están haciendo todo lo posible por conseguir una familia que lo adopte. Pero Jacob sigue esperando a su entrañable humano, una fidelidad a toda prueba, que la vida pronto le recompensará. 

Comparte esta hermosa historia con todos tus amigos, para que resaltemos la importancia de la lealtad y el amor entre todos los seres vivientes.  

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!