El perrito con la cara torcida a causa de una lesión finalmente encuentra a la familia que soñó

Brodie, un perrito pastor alemán, que recibió el peor ataque de parte de su madre cuando apenas tenía 13 días de nacido, jamás imaginó que sería su misma cara “torcida” la que traería a su vida a la familia amorosa que siempre deseó.

La vida de Brodie dio un gran giro para siempre cuando, apenas recién nacido, sufrió un ataque de parte de su madre que ocasionó que su rostro se inclinara como resultado de diversas lesiones craneales y faciales al ser mordido en repetidas ocasiones.

Debido al incidente, la mandíbula de Brodie se fusionó a medida que crecía, el lado izquierdo de su rostro quedó atrofiado y estaba parcialmente ciego de un ojo, lo cual retrasó el crecimiento en un lado de su cara.

Es adorable

Pese a todo pronóstico, Brodie se aferró a la vida. Ha desarrollado una personalidad encantadora, siempre está lleno de energía y dispuesto a hacer nuevos amigos.

Aunque en algún momento este travieso perrito tuvo un hogar, siendo adoptado cuando era un pequeño cachorro, fue devuelto a un refugio local después de solo cinco meses, ya que su humano se quejó de que era “demasiado hiperactivo”.

Pero Amanda Richter, de 30 años, y su novio Brad Ames, de 23, vieron a Brodie en una publicación en las redes sociales y, a pesar de su aspecto inusual, se enamoraron de él a primera vista. Hubo cientos de personas deseando adoptarlo, pero nadie tenía un motivo tan especial como el de la pareja.

“Miraba sus fotos todos los días, e incluso lloraba algunas veces. Nos sentimos atraídos por él por alguna razón”, dijo Brad.

El amor que sentían Brad y Amanda hacia el perrito fue tan grande que viajaron cientos de kilómetros para reunirse con él, hasta el Old MacDonald Kennels en Alberta, Canadá.

“Lo conocimos y lo llevamos a pasear. Salimos con él durante unas horas y terminamos llevándolo a casa el mismo día porque el refugio sintió que eramos los correctos”, mencionó Amanda.

Brodie se ha unido a la hermosa familia que siempre deseó y tiene una nueva hermanita: Rosie, el otro canino de la familia. Sin duda, es un caso de suerte por segunda vez y sus nuevos humanos no ven como un problema su hiperactividad, saben que necesita paciencia y mucho amor, y están dispuestos a hacer todo por él.

“Definitivamente es hiperactivo pero es muy inteligente. Su cerebro está perfectamente bien y aprende trucos en 10 minutos. Solo necesitaba paciencia y alguien para ser consistente, mejora cada semana”, mencionó su nueva madre humana.

Lamentablemente, las luchas de Brodie pueden no haber terminado ya que sus lesiones pueden causar más complicaciones en el futuro. Pero, por ahora, el adorable cachorro vive muy feliz y solo desea jugar en el parque.

“Los perros son resistentes y no tiene idea de que se ven diferentes, por lo que él disfruta su vida igual que cualquier otro cachorro”, dijo Amanda.

Su corazón es hermoso

Sus nuevos humanos, además, esperan que Brodie sea una ayuda para personas con alguna discapacidad después de ser entrenado como perro de terapia. Tiene mucho por aprender y vivir. ¡Vamos Brodie, puedes lograrlo todo!

Es admirable encontrar a personas que saben ver más allá de la apariencia física, que saben valorar la belleza que realmente importa. Esta pareja simplemente reconoció cuánto amor tenía Brodie para ofrecer.

Su historia nos recuerda que todos los perros merecen una oportunidad de sentirse amados y protegidos por una familia y que la adopción siempre será la mejor opción al momento de tener una mascota. Compártela.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!