Nunca supo lo que significaba una caricia humana, hasta que lo rescataron

Es un hecho para todos que existen más animales alrededor del mundo en situación de calle, completamente abandonados, de los que cualquier persona u organización puede hacerse cargo; y sin embargo, nadie se da por vencido.

Hope For Paws es una organización de rescate reconocida por haberse hecho cargo de muchos animalitos sin hogar, rescatándolos de la calle y buscándoles una familia para que así puedan tener un final feliz en la historia de terror que han vivido.

Solía esconderse bajo los vehículos para protegerse del sol

Como es de costumbre, Hope For Paws recibió una llamada donde le indicaban de un pequeño cachorro sin hogar que hasta ahora, además de no haber tenido ningún contacto con las personas, le tenía miedo a todo aquel que se le acercara.

Era muy pequeño e indefenso para vivir en las calles

Al momento en el que escucharon esto, supieron que no solo iba a ser una misión de rescate, sino que además implicaba que iban a tener que capturarlo en contra de su voluntad para lograr que sobreviviera, y la manera de hacerlo tendría que ser algo especialmente planeado para que no tuviera oportunidad de escapar.

Cuando llegaron al sitio donde se encontraba Benji, el nombre que decidieron darle después de haberlo rescatado, él estaba muy asustado y nervioso por no saber qué era lo que estaba sucediendo, y de un momento a otro comenzó a correr.

Benji no estaba dispuesto a que lo atraparan sin antes luchar

Por suerte, justo cuando Benji comenzó a correr, Lisa Chiarelli y los demás trabajadores de Hope For Paws comenzaron a correr detrás de él. Esta fue toda una tarea, pues además de tener que mantener los ojos en él y correr, también debían mantener la cámara firme y armar la trampa.

Pasó mucho tiempo antes de que lograran tocarlo sin que gruñera.

Después de mucho correr, lograron atrapar a Benji y fue justo cuando finalmente pudieron verlo con mayor proximidad.

Físicamente, Benji tenia el pelaje completamente sucio, descuidado, enmarañado y cubierto de pulgas y garrapatas. Además, su hocico estaba lleno de sangre debido a la lucha y forcejeo que implicó su rescate, pero en términos generales no era nada de qué preocuparse.

Tan sólo mira esa carita.

Mentalmente, Benji estuvo viviendo en las calles durante toda su vida, y a diferencia de otros perros, él siempre escapaba de cualquier acercamiento con las personas, y aún más si se trataban de grupos o multitudes.

¡Es sorprendente el cambio!

Después de haberlo rescatado, lo llevaron hasta el refugio en donde además de asearlo, también le dieron la atención médica que tanto necesitaba. Una vez finalizaron con él, Lisa lo llevó a su casa para ayudarlo con sus problemas de confianza.

Solía quedarse completamente paralizado cuando lo tocaban.

Pasaron 10 días enteros antes de que Benji dejara de esconderse y evitar que lo tocaran para comenzar a sentir seguridad con Lisa. Por suerte, Lisa tenía a Lola y Frankie, dos amigables Pitbull que decidieron ayudar a Benji a superar su pasado y dejar atrás los miedos.

Al cabo de un tiempo, Benji se notaba más feliz.

Aunque Benji aún no ha conseguido un hogar, después de mucho tiempo y con mucha ayuda, ha logrado confiar en otras personas y en sí mismo, lo que ha hecho que pueda ser un perrito muy feliz.

¡Le encanta jugar con su nueva familia!

Seguramente no parará demasiado tiempo hasta que alguna persona desee llevarse a casa a Benji para brindarle el amor y comprensión que tanto merece.

Te invitamos a compartir esta historia de rescate con otras personas para animarlos a ayudar a aquellos animales que tanto necesitan de amor.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!