Perritos atados observan cómo asesinan brutalmente a otros caninos para el comercio de carne

Indonesia es una nación que se caracteriza en parte por su amplia y exótica gastronomía, al igual que muchas otras naciones hermanas en el continente asiático. Sin embargo, una práctica que se ha vuelto alarmante, grotesca y monstruosa, es el consumo de carne de perro. Aquí puedes recordar estos lamentables hechos, que hablan de esta dura realidad.

ADVERTENCIA: Imágenes fuertes que pueden herir sensibilidades

Demos un vistazo a la realidad que viven estos animales, los cuales en su mayoría son arrebatados de las calles o secuestrados de sus hogares, para ser atados, metidos en bolsas plásticas o diminutas jaulas y finalmente transportados a mataderos y restaurantes. Allí son brutalmente asesinados y decapitados unos frente a otros.

La mayoría de la población en Indonesia es musulmana y dentro de su cultura, la carne de perro al igual que la de cerdo, es considerada “haraam” (carne ritualmente impura), razón por la cual los musulmanes no la consumen. No obstante, esta práctica permanece activa por las minorías no musulmanas en Indonesia. Cerca de 1 millón de mascotas caninas son sacrificadas cada año.

Estos animales son trasladados en motos, bicicletas y camiones hasta su trágico destino, donde son arrojados a duros pisos de concreto y obligados a presenciar cómo otros perros son masacrados antes de recibir la muerte. Muchos de ellos incluso mueren horas antes ya sea asfixiados, por insolación o deshidratación.

Las imágenes son estremecedoras y no existe mente humana que pueda entender que, aunque sea un tema cultural, el ser humano sea incapaz de sentirse culpable de semjante atrocidad. Puedes ver el impactante vídeo aquí. Advertimos que se trata de material que contiene imágenes muy fuertes.

A pesar de que sólo el 7% de la población en Indonesia no es musulmana, el consumo de carne de perro nombrada en código por restaurantes y vendedores como es “RW” (Minahasan) o “B1” (Batak), asciende a 1 millón de animales sacrificados al año.

En algunas zonas del país, por ejemplo al norte de Sulawesi, existen etnias donde se considera que la carne de perro tiene propiedades medicinales y es ofrecida por los comerciantes bajo el nombre de Jamu (medicina tradicional). Se cree que mejora el sistema inmune, los problemas en la piel y la resistencia masculina, también que cura el dengue y el asma. De igual forma, la carne de perro es un platillo tradicional relacionado a celebraciones familiares como bodas y bautizos.

Adicionalmente, el aumento en la ingesta y comercio de esta proteína se ha vinculado con la propagación de la rabia en seres humanos. Aunque no existe evidencia médica que el consumo de Jamu pueda causar esta enfermedad, las condiciones insalubres en que son transportados estos animales, es motivo para sospechar de un foco de contaminación y brote de otras enfermedades.

Son varias las naciones en Asia donde esta práctica ancestral ha sido prohibida actualmente por la ley. Son cada vez más las personas en estos países que se oponen y se han sensibilizado ante esta barbarie. La influencia de la cultura occidental en la población asiática, ha hecho que los perros sean vistos como animales de compañía que merecen respeto y buen trato.

En Indonesia se ha iniciado una campaña en contra de mataderos, restaurantes y consumidores, para acabar con el comercio de carne de perro. Si estás de acuerdo y quieres apoyarlos visita Dog Meat Free Indonesia.

Comparte esta noticia con tus amigos para que estén al tanto de esta barbarie.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!