Perro adoptado no quiere perder a su mamá, la abraza todos los días cuando llega a casa

Cuando los perritos son rescatados rápidamente las organizaciones a cargo hacen lo posible para encontrarles un hogar permanente, sin embargo, algunos tienen mayores dificultades y deben pasar una larga temporada en los refugios o  en hogares de acogida mientras alguien les brinda la oportunidad de adoptarlos y cambiarles la vida para siempre.

Kilo Ren es uno de esos perritos, llegó al refugio West Menphis Animal Shelter cuando solo tenía 10 meses de nacido.

Alive Rescue Menphis intervino en la búsqueda de una familia permanente.

Por mucho tiempo el amoroso perrito estuvo esperando alguien que le abriera no solo las puertas de su casa, sino de su corazón, pero nadie parecía interesarse en él.

Sus rescatistas no comprendían cómo un perrito tan cariñoso pasaba desapercibido ante los ojos de los adoptantes. Decidieron subir una foto de Kilo a su cuenta de Facebook para ayudarlo a encontrar un hogar permanente, el milagro finalmente sucedió.

Una joven pareja decidió brindarle una nueva oportunidad.

Meghan Sweers es la madre adoptiva de Kilo, comenta que la primera vez que vio al perrito a través de la red social de refugio, sabía que debía llevárselo a casa.

Sintió como si el perrito estuviera  destino a estar con ella, solo que tuvo que esperar un poco antes de que lo encontraran.

Nellie, el otro perro de la pareja, y Kilo se hicieron muy buenos amigos.

Meghan y su esposo ya tenían otro perrito en casa, por lo que querían asegurarse que ambos perritos se llevaran bien. Un voluntario del refugio llevó a Kilo a la casa de Sweers antes de la adopción para asegurar que la convivencia fuera buena.

Sorprendentemente, tan pronto como se fue el voluntario Kilo tuvo una hermosa reacción.  Meghan comenta:

«Tan pronto como se fueron, se arrastró hasta mi regazo, metió la cabeza bajo mi barbilla y comenzó a roncar como una motosierra. A partir de ese momento mi marido y yo sabíamos que él estaba con nosotros”.

Desde que Kilo llegó a su nuevo hogar no tuvo ningún problema en adaptarse, estaba completamente feliz y agradecido con sus nuevas personas favoritas.

El perrito disfruta correr de un lado para otro en toda la casa. Pero lo que más le gusta hacer es abrazar a su nueva madre adoptiva de la manera más tierna posible casa vez que ella llega a casa.

La pareja cubrió el suelo de la casa con alfombras para que Kilo pudiera correr a gusto.

Kilo se muestra tan agradecido que cada día se sienta al frente de la puerta principal media hora antes de que Meghan llegue para recibirla con mucho amor, demostrarle su agradecimiento y llenarla con los más tiernos abrazos.

«Tan pronto como me siento a quitarme los zapatos, se mete en mi regazo para ser abrazado. Si no me siento para nuestro tiempo de abrazos me sigue a todas partes con la mirada más triste hasta que cedo y lo abrazo”.

La hermosa reacción de Kilo conquista cada día el corazón de Meghan y nos roba a todos los que hoy conocemos su historia una hermosa sonrisa.

Sin duda, es una bendición que un perrito tan amoroso haya encontrado un verdadero hogar, su dulzura es capaz de conquistar hasta el corazón más duro. Deseamos más perritos puedan tener la oportunidad de tener una verdadera familia.

No dejes de compartir esta historia en tus redes y celebremos que Kilo pasará sus años dorados con personas que le ofrecen verdadero amor.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!